Tratamiento del embarazo ectópico

El embarazo comienza cuando el óvulo es fertilizado. Normalmente, el óvulo fertilizado se adhiere al revestimiento del útero. Con un embarazo ectópico, el óvulo fertilizado se implanta en algún lugar fuera del útero.

Un embarazo ectópico tiene lugar normalamente en uno de los tubos que conducen los óvulos desde los ovarios hasta el útero (trompas de Falopio). Este tipo de embarazo ectópico se conoce como embarazo tubárico. En algunos casos, sin embargo, un embarazo ectópico se produce en la cavidad abdominal ovárica o en el cuello del útero (cérvix).

Tratamiento del embarazo ectópico

Un embarazo ectópico no puede continuar con normalidad. El óvulo fertilizado no puede sobrevivir, y el tejido en crecimiento puede destruir varias estructuras maternas. Si no se trata, un embarazo ectópico es potencialmente mortal, la pérdida de sangre es posible. El tratamiento precoz de un embarazo ectópico puede ayudar a preservar la posibilidad de futuros embarazos saludables.

En un primer momento, un embarazo ectópico puede no causar ningún signo o síntoma. En otros casos, los primeros signos y síntomas de un embarazo ectópico pueden ser los mismas que los de cualquier embarazo - un período menstrual, sensibilidad en los senos y náuseas. Si te realizas una prueba de embarazo, el resultado será positivo. Sin embargo, un embarazo ectópico no puede continuar de forma normal.

El dolor abdominal o pélvico y el sangrado vaginal ligero son a menudo las primeras señales de un embarazo ectópico. Si la sangre se filtra desde la trompa de Falopio, también es posible sentir dolor en el hombro o la urgencia de tener una evacuación intestinal - dependiendo de donde se acumule la sangre o los nervios que estén irritados. El sangrado vaginal abundante es poco probable, a menos que el embarazo ectópico se produzca en el cuello del útero.

Si se rompe la trompa de Falopio se puede producir sangrado abundante en el interior del abdomen, seguido de mareos y desmayos.

Tratamiento del embarazo ectópico

Es vital buscar atención médica de emergencia si notas cualquier signo o síntoma de un embarazo ectópico, que incluyen:

  • Dolor intenso abdominal o pélvico acompañado de sangrado vaginal.
  • Mareo o desmayo.

Un embarazo ectópico se desarrolla cuando un óvulo fertilizado se queda atascado en su camino hacia el útero, a menudo debido a que la trompa de Falopio es inflamada, lesionada o deforme. Los desequilibrios hormonales o el desarrollo fetal anormal también puede jugar un papel importante. A veces, la causa específica de un embarazo ectópico sigue siendo un misterio.

Aproximadamente, 20 embarazos de cada 1.000, son ectópicos. Hay varios factores que se asocian con el embarazo ectópico, incluyendo:

  • Embarazo ectópico previo. Si has tenido un embarazo ectópico, es más probable que tengas otro.
  • Inflamación o infección. La inflamación de las trompas de Falopio (salpingitis) o una infección del útero, las trompas de Falopio o los ovarios (enfermedad pélvica inflamatoria) aumenta el riesgo de embarazo ectópico. A menudo, estas infecciones son causadas por problemas de gonorrea o clamidia.
  • Problemas de fertilidad. Algunos estudios sugieren una asociación entre problemas de fertilidad, así como el uso de medicamentos para la fertilidad y preocupaciones del embarazo.
  • Estructuraciones ectópicas. Un embarazo ectópico es más probable si tienes una trompa de Falopio de forma inusual o si las trompas de Falopio se han dañado, posiblemente durante la cirugía. Incluso la reconstrucción quirúrgica de la trompa de Falopio pueden aumentar el riesgo de embarzo ectópico.
  • Métodos anticonceptivos. Es raro que se produzca un embarazo utilizando un dispositivo intrauterino (DIU). Si se produce el embarazo, sin embargo, es más probable que sea ectópico. Lo mismo ocurre con el embarazo después de la ligadura de trompas - un método anticonceptivo permanente. Aunque el embarazo después de la ligadura de trompas es raro, si sucede, es más probable que sea ectópico.

Cuando tienes un embarazo ectópico, las apuestas son altas. Sin tratamiento, la ruptura de una trompa de Falopio podría dar lugar a una hemorragia potencialmente mortal.

Lo que puedes hacer es pedir a un ser querido o amigo que vaya contigo, si es posible. A veces puede ser difícil de recordar toda la información facilitada, especialmente en una situación de emergencia. Si es posible, también es útil escribir tus preguntas para que no se te olvide ninguna. Aquí hay algunas preguntas básicas que puedes desear preguntarle a tu médico:Si tienes signos o síntomas de posible embarazo ectópico - tales como sangrado vaginal leve o dolor abdominal - debes ponerte en contacto con tu médico. Él o ella puede recomendarte una visita al consultorio o atención médica inmediata. Aquí hay alguna información para ayudarte a prepararte, así como lo que puedes esperar de tu médico.

  • ¿Qué tipos de pruebas necesito?.
  • Si el embarazo no se encuentra en el útero, ¿dónde está?.
  • ¿Cuáles son las opciones de tratamiento?.
  • ¿Cuáles son mis probabilidades de tener un embarazo saludable en el futuro?.
  • ¿Cuánto tiempo debo esperar antes de intentar quedarme embarazada de nuevo?.
  • ¿Tendré que seguir las precauciones especiales si me quedo embarazada otra vez?.

Además de las preguntas preparadas, no dudes en hacer más preguntas en cualquier momento.

¿Qué esperar de tu médico?

Tu médico probablemente te preguntará una serie de preguntas. Por ejemplo:

  • ¿Cuándo fue tu última menstruación?.
  • ¿Notaste algo inusual en tu último período?.
  • ¿Podrías estar embarazada?.
  • ¿Te has hecho la prueba de embarazo? Si es así, ¿la prueba fue positiva?.
  • ¿Tienes dolor?.
  • ¿Estás sangrando? Si es así, ¿Estás sangrando mucho?.
  • ¿Estás experimentando algún mareo o vértigo?.
  • ¿Has estado embarazada en el pasado? Si es así, ¿cuál fue el resultado?.
  • ¿Te has sometido a alguna cirugía reproductiva, incluidas las que se han producido en trompas de Falopio?.
  • ¿Te han diagnosticado alguna infección de transmisión sexual?.
  • ¿Te has sometido a alguna fecundación in vitro?.
  • ¿Qué tipo de método anticonceptivo utilizas, si ultilizas alguno?.
  • ¿Tienes planes de quedarte embarazada en el futuro?.
  • ¿Estás siendo tratada por alguna otra condición médica?.
  • ¿Estás tomando algún medicamento?.

Si tu médico sospecha un embarazo ectópico, él o ella podría hacer un examen pélvico para determinar si hay dolor, sensibilidad o una masa en la trompa de Falopio u ovario. Un examen físico por sí solo no suele ser suficiente para diagnosticar un embarazo ectópico. El diagnóstico suele confirmarse con un análisis de sangre y estudios de imagen, como una ecografía.

Se debe realizar una ecografía dirigida a los tejidos de la zona abdominal. Durante el embarazo temprano, sin embargo, los tubos de Falopio y el útero están más cerca de la vagina que de la superficie abdominal. El ultrasonido es probable que se realice a través de un dispositivo como una varita colocada en la vagina.

A veces es demasiado pronto para detectar un embarazo a través del ultrasonido. Si el diagnóstico está en duda, el médico puede controlar tu enfermedad mediante análisis de sangre hasta que el embarazo ectópico pueda ser confirmado o descartado mediante ultrasonido - por lo general a las cuatro o cinco semanas después de la concepción.

En una situación de emergencia, si estás sangrando mucho, el embarazo ectópico puede ser diagnosticado y tratado quirúrgicamente.

Un óvulo fecundado no se puede desarrollar normalmente fuera del útero. Para evitar complicaciones potencialmente mortales, el tejido ectópico debe ser eliminado.

Si el embarazo ectópico se detecta a tiempo, una inyección del medicamento metotrexato se utiliza a veces para detener el crecimiento celular y disolver las células existentes. Después de la inyección, tu médico controlará tu sangre para estudiar la hormona del embarazo gonadotropina coriónica humana (HCG). Si el nivel de HCG sigue siendo alto, es posible que necesites otra dosis de metotrexato.

En otros casos, el embarazo ectópico se trata con cirugía laparoscópica. En este procedimiento, una pequeña incisión en el abdomen, cerca de o en el ombligo. Luego, el médico utiliza un tubo delgado equipado con una lente de la cámara y la luz (laparoscopio) para ver la zona. Otros instrumentos se pueden insertar en el tubo o a través de otras pequeñas incisiones para extraer el tejido ectópico y reparar la trompa de Falopio. Si la trompa de Falopio se daña significativamente, es posible que tenga que ser eliminada.

Si el embarazo ectópico está causando sangrado abundante o ruptura de la trompa de Falopio, puede que necesites una cirugía de emergencia a través de una incisión abdominal (laparotomía). En algunos casos, la trompa de Falopio pueden ser reparada.

En unos pocos casos, una inyección de metotrexato es necesario después de la cirugía.

No puedes prevenir un embarazo ectópico, pero puedes disminuir ciertos factores de riesgo. Por ejemplo, limitar el número de parejas sexuales y el uso de un condón cuando tengas relaciones sexuales para ayudar a prevenir las infecciones de transmisión sexual y reducir el riesgo de enfermedad pélvica inflamatoria.

Si has tenido un embarazo ectópico, habla con tu médico antes de concebir nuevamente. Cuando te quedas embarazada, tu médico controlará cuidadosamente tu condición. Las primeras pruebas de sangre y ecografía pueden ofrecer la detección más temprana de un nuevo embarazo ectópico - o la seguridad de que el embarazo se desarrolle con normalidad.

La pérdida de un embarazo es devastador, incluso si sólo lo has sabido unos días. Reconoce la pérdida, y date tiempo para llorar. Habla acerca de tus sentimientos y permítete experimentarlos plenamente. Confía en tu pareja, seres queridos y amigos. También puedes buscar la ayuda de un grupo de apoyo.

La mayoría de las mujeres que tienen embarazos ectópicos llegan a tener otros embarazos saludables. Si una trompa de Falopio se lesiona o es eliminada, el óvulo puede ser fertilizado en el otro tubo antes de entrar en el útero. Si ambas trompas de Falopio fueron eliminadas, la fertilización in vitro podría ser una opción. Con este procedimiento, los óvulos maduros son fecundados en un laboratorio y luego se implantan en el útero.