Tratamiento de la mastitis

La mastitis no se cura sin tratamiento. Si tienes síntomas de mastitis, debes llamar a tu médico cuanto antes. El tratamiento oportuno de la infección mejora los síntomas después de unos 2 días.

Tratamiento de la mastitis

El tratamiento de la mastitis por lo general incluye:

  • Antibióticos orales para destruir las bacterias que causan la infección.
  • Vaciar regularmente el pecho bien por lactancia o bombeo de la leche materna. Vaciado adecuado de la mama afectada ayuda a evitar que más bacterias se acumulen en el pecho y puede acortar la duración de la infección.

De forma segura puedes seguir amamantando a tu hijo o bombear la leche materna para alimentar a tu niño durante la enfermedad y el tratamiento. Tu bebé es la bomba más eficaz que tienes para vaciar tus pechos. Tu leche materna es segura para tu pequeño, porque cualquier bacteria en la leche será destruida por los jugos digestivos del bebé.

Tratamiento de la mastitis

Antes de amamantar a tu hijo, coloca una toalla tibia y húmeda sobre el pecho afectado durante unos 15 minutos. Prueba esto al menos 3 veces al día. Esto aumenta el flujo de leche en el pecho. El masaje de la mama afectada también puede aumentar el flujo de leche.

Si es posible, sigue dando los dos pechos. Lo ideal es comenzar en el lado afectado, es fundamental que vacíes la mama a fondo. Si comienzas con el pecho afectado y es demasiado doloroso, trata de alimentar a tu niño con tu mama sana primero. Luego, después de que tu leche fluya, amamanta al pequeño del pecho afectado hasta que lo notes más suave. Cambia de nuevo a la mama sana y amamanta a tu bebé hasta que haya terminado.

Debes utilizar una bomba para extraer la leche del pecho afectado si el dolor te impide la lactancia. El dolor en el pezón puede ser causado cuando el bebé se engancha a los pezones. Es posible que a tu bebé le cueste comer del pecho doloroso. Esto no se debe a que la leche tenga un sabor extraño, es más probablemente que note tu pecho diferente. Trata de extraer un poco de leche primero. Esto ablandará el pecho y hará la tarea de tu hijo más fácil.

Si tienes mastitis debido a un conducto bloqueado y se demora el tratamiento, la infección materna puede convertirse en un absceso. El tratamiento del absceso incluye:

  • Drenaje del absceso. La curación del absceso puede durar de 5 a 7 días.
  • Tratamiento oral con antibióticos por vía oral para destruir las bacterias que causan la infección. (Los antibióticos sólo se administran por vía intravenosa en raros casos de infección severa).
  • Vaciado de la mama completo y con regularidad por la lactancia o bombeo, que es esencial para mantener una buena producción de leche. Esta parte es esencial en la cura del absceso. La leche retenida puede causar empeoramiento de los síntomas.

La mayoría de las mujeres pueden continuar la lactancia materna en la mama afectada, mientras que el absceso se cura. Con la aprobación del médico, puedes cubrir el área del absceso con un apósito ligero durante la lactancia. Este proceso puede ser doloroso, pero es necesario, como ya hemos comentado anteriormente el vaciado de la mama.

Si se te aconseja que dejar de amamantar del pecho afectado, mientras que se cura el absceso, puedes continuar dando el pecho de la mama sana. Asegúrate de bombear o extraer la leche del pecho infectado con regularidad.