Síndrome de la rubéola congénita

Es probable que sientas miedo si tu hijo ha sido diagnosticado con el síndrome de la rubéola congénita. Pero puedes jugar un papel activo en ayudar a que se mejore. El desarrollo de una comprensión básica de la enfermedad es un gran primer paso que se asocia con el equipo de salud del niño para formar un plan de tratamiento.

Síndrome de la rubéola congénita

El Síndrome de la rubéola congénita es causado por un virus conocido como Rubivirus. Cuando los adultos y los niños contraen la enfermedad, se conoce como rubéola o sarampión alemán.

Si una mujer embarazada se contagia de rubéola durante el primer trimestre del embarazo, hay una gran probabilidad de que se la transmita al feto. También existe la posibilidad de que la infección provoque un aborto involuntario.

Las mujeres embarazadas que han estado expuestas a la rubéola deben buscar atención médica inmediatamente. La buena noticia es que la rubéola es muy rara hoy en día. ya que los niños son vacunados contra la enfermedad.

El Rubivirus hace el mayor daño a un feto en desarrollo durante el primer trimestre. Después del cuarto mes, la infección por rubéola tiene menos posibilidades de dañar al feto.

Los bebés que nacen con el síndrome de rubéola congénita pueden tener graves defectos de nacimiento.

Síndrome de la rubéola congénita

Tratamiento de la rubéola congénita

Debido a que el síndrome de la rubéola congénita es una infección viral, no hay cura. Si el bebé nace con el síndrome de rubéola congénita, los síntomas específicos de la enfermedad pueden ser tratados en consecuencia.

Debido a que no existe una cura para el síndrome de rubéola congénita, el mejor tratamiento es la prevención. Las mujeres que planean quedarse embarazadas deben vacunarse al menos con 28 días de antelación. Debido a que la vacuna es un virus vivo, las mujeres que están embarazadas no deben vacunarse.

Síntomas de la rubeóla congénita

Los síntomas de la rubeóla congénita en recién nacidos pueden ser./p>

  • Córneas opacas o pupila de apariencia blanca.
  • Sordera.
  • Retraso en el desarrollo.
  • Somnolencia excesiva.
  • Irritabilidad.
  • Bajo peso al nacer.
  • La discapacidad intelectual.
  • Convulsiones.
  • Cabeza de tamaño pequeño.
  • Erupción cutánea al nacer.

Posibles complicaciones de la rubeóla congénita

Las complicaciones pueden involucrar muchas partes del cuerpo. Entre ellas:

Ojos:

  • Cataratas.
  • Glaucoma.
  • Retinitis.

corazón:

  • ductus arterioso permeable.
  • Estenosis de la arteria pulmonar.
  • Otros defectos cardíacos.

Sistema nervioso central:

  • Discapacidad intelectual.
  • Discapacidad motriz.
  • Cabeza pequeña debido al desarrollo insuficiente del cerebro.
  • Encefalitis.
  • Meningitis.

Otros:

  • Sordera.
  • Recuento bajo de plaquetas en la sangre.
  • Agrandamiento del hígado y del bazo.
  • Tono muscular anormal.
  • Enfermedad ósea.