Sífilis congénita

Las mujeres infectadas con sífilis durante el embarazo, pueden infectar a sus hijos tanto durante la gestación como en el momento del parto. Cuando un niño nace con sífilis a causa de haber sido infectado por su madre, esta enfermedad recibe el nombre de sífilis congénita. Sífilis congénita

La prevención eficaz y la detección de la sífilis congénita depende de la identificación de la sífilis en las mujeres embarazadas y, por lo tanto, en el tamizaje serológico de mujeres embarazadas durante la primera visita prenatal. Tanto las mujeres embarazadas como sus parejas sexuales deberán recibir tratamiento para evitar la reinfección.

Todos los bebés nacidos de madres con sífilis deben ser evaluados con una prueba no treponémica cuantitativa serológica. Todos los bebés nacidos de mujeres que tienen reactivos en las pruebas serológicas para sífilis deben ser examinados a fondo por la evidencia de sífilis congénita (por ejemplo, la hidropesía no inmune, ictericia, hepatoesplenomegalia, rinitis, erupción cutánea, y pseudoparálisis de una extremidad).

Los bebés nacidos de mujeres con sífilis pueden infectarse a través de la placenta o durante el parto. La mayoría de los recién nacidos con sífilis congénita no presentan síntomas, aunque pueden experimentar:

  • Erupción en las palmas de las manos.
  • Erupción en las plantas de los pies.
  • Sordera.
  • Deformidades de los dientes.
  • Defeormidad del puente nasal.
Sífilis congénita

La sífilis es una infección bacteriana que por lo general se transmite por contacto sexual. A veces esta enfermedad es asintomática y desarrolla una úlcera no dolorosa en los genitales, el recto o la boca. La sífilis se transmite de persona a persona cuando hay contacto de piel con las llagas o de las membranas mucosas con las llagas.

Después de la infección inicial, las bacterias de la sífilis pueden permanecer latentes en el cuerpo de una persona durante décadas antes de que se vuelva a activar, es decir, antes de que vuelvan a aparecer los síntomas o las llagas. La sífilis primaria se puede curar fácilmente con una simple inyección de penicilina. Pero claro, para ello, debes saber que tienes sífilis. Cuando esta enfermedad no se trata puede causar graves daños al corazón, cerebro y otros órganos. Los daños producidos pueden ser potencialmente mortales.

Cuando estás embarazada debes hacerte las pruebas para descartar que tengas sífilis, ya que esta enfermedad la puedes transmitir a tu bebé antes de nacer. La sífilis congénita aumenta en gran medida el riesgo de aborto involuntario, muerte del recién nacido a los pocos días después del nacimiento.