Sexualidad y fertilidad

¿Son algunas posturas sexuales mejores que otras para concebir?

No hay evidencia de que cualquier postura sexual en particular sea más propensa a conducirnos a la concepción. Puedes haber oído que las posiciones que se depositan los espermatozoides más cerca del cuello uterino - tales como la posición del misionero (hombre encima) - son más prometedoras que otras posiciones. Pero no hay estudios científicos que apoyen esta tesis.

Sexualidad y fertilidad

El tiempo apropiado, por otro lado, es un factor crucial. La mayoría de las mujeres son fértiles sólo de cinco a seis días de cada ciclo. El periodo de fertilidad dura desde los cinco días antes de la ovulación y se cierra en el día de la ovulación, los días más fértiles son sólo antes de la ovulación. Para que la concepción sea más probable, deberías tener relaciones sexuales un día o dos antes de esperar a ovular y luego otra vez en el día de la ovulación.

¿El tener un orgasmo ayudar a mis posibilidades de concebir?

Algunas personas creen que una mujer que llega a su clímax después de la eyaculación de su pareja es más propensa a quedarse embarazada, pero no hay evidencia para apoyar esta idea tampoco.

El orgasmo femenino no es un componente necesario de la concepción, pero es posible que las contracciones uterinas del orgasmo ayuden a transportar los espermatozoides hacia las trompas de Falopio. (Estas contracciones indoloras suceden involuntariamente, incluso cuando no estás teniendo relaciones sexuales, sobre todo en la época de la ovulación).

Sexualidad y fertilidad

¿Debo quedarme acostada después de hacer el amor?

No hay evidencias de que funcione. Los espermatozoides se mueven rápidamente a través del cuello del útero y llegan a las trompas de Falopio en pocos minutos. Sin embargo, si tienes tiempo, trata de permanecer horizontal durante 15 minutos o menos después del coito. Por supuesto, con millones de espermatozoides en cada eyaculación, debe haber un montón de espermatozoides haciendo su camino hacia el óvulo, incluso si te levantas de inmediato.

NOTA: Si has estado tratando de concebir durante un año o más sin éxito (o seis meses si tienes 35 años o más), o tus períodos son irregulares, lo mejor es tener una cita con un especialista en fertilidad.

El aburrimiento en el sexo. Cuando tu objetivo es la concepción, es posible que esta idea llegue a obsesionarte. Que hagas el amor con tu pareja sólo en los días punteros de tu fertilidad a determinados horarios, casi de forma autómatica. Debes relajarte, todo llegará. Debes avivar esa llama entre tu pareja y tú, probar nuevas posturas, nuevos escenarios, nuevos horarios... Contra más relajada estés, más fácil y rápida será la concepción. Disfruta durante el camino a la concepción.

¿Qué hacer? Añade un poco de variedad a tu vida sexual. Sólo porque tienes que hacerlo en ciertos días no significa que debas hacerlo sólo en ciertos lugares. Deja a un lada la habitación, podéis hacer el amor en el sofá del salón, o incluso el suelo de la cocina (o en la encimera de si te sientes especialmente aventurera). Prueba algunas posturas diferentes. E incluso podéis probar algunos momentos diferentes: en lugar de hacer el amor por la noche, prueba con un revolcón por la mañana.

Al cambiar todas las variables al hacer el amor, te verás obligada a centrarte en la experiencia de nuevo y dejarte guiar por tus instintos.

El ardiente deseo ha disminuido. El bajo deseo sexual es el problema sexual más común entre las mujeres. Y las mujeres que intentan concebir lo pueden sentir aún más. El sexo pasa de ser algo que queremos hacer, a algo que tenemos que hacer.

¿Qué hacer? Entre tus días fértiles, omite el acto sexual completo. Siempre queremos lo que no podemos tener. En los días intermedios puedes renunciar al sexo y a los juegos previos.

Otra manera de atizar los fuegos: Prueba algunos ejercicios de respiración tántrica juntos. Sentaos frente a frente y respirad profundamente, haciendo coincidir la respiración al mismo ritmo. En pocos minutos comenzará a hacer efecto.

No llegas al orgasmo. Técnicamente las mujeres no necesitan llegar al clímax con el fin de concebir. Las mujeres que intentan concebir a menudo se centran demasiado en los resultados. Pero ¿por qué no difrutar de toda la diversión? Para empezar, deja de escatimar en el show previo al juego. Las mujeres varían en la cantidad de juegos preliminares que necesitan para acelerar el orgasmo, pero la clave es encontrar la cantidad adecuada.

Además, si te concentras demasiado en la concepción, durante el acto, tu cerebro no estará registrando las sensaciones que necesitas para ir al límite. Si bien puede ser imposible no pensar acerca de la concepción cuando estás tratando de concebir (es como decirle a alguien que no se preocupe por algo, sólo lo haces preocuparse más), la mejor manera de tratarlo, reconocer que existe es el primer paso. Si se ignora este sentimiento difícilmente lo haremos desaparecer.

¿Qué hacer? "He hablado en 94 países acerca de esto, y las mujeres son iguales en todas partes", dice Whipple. "Todos estamos avergonzadas de pedir lo que queremos." Pero, ¿cómo se puede esperar que un hombre sepa lo que te hace sentir bien sin antes hablar con él? Descubre lo que te hace alcanzar el orgasmo mediante la masturbación, y luego comparte lo que has aprendido con tu pareja. Trata de sacar el tema en un momento en que estáis juntos, solos y relajados ... pero no en el centro de los juegos previos o el coito. Mantente neutral y no amenazante, con declaraciones como: "Me gusta mucho cuando haces esto" o "Te voy a enseñar cómo me gusta que me toquen".

Te falta lubricación. Si estás estresada o simplemente agotada, la vagina puede estar seca, lo que hace que las relaciones sexuales puedan llegar a ser incómodas. Las hormonas pueden jugar a factor de la sequedad: las caídas de estrógeno a las finales de los 30 y principios de los 40. Otro culpable posible: los antihistamínicos. Suprimen la producción de líquido del cuerpo, tanto en la nariz y en la vagina.

¿Qué hacer? ¡Ten más sexo! "Las mujeres de 40 años que tienen relaciones sexuales una o dos veces por semana tienen estrógeno circulando, dos veces más que las mujeres que tienen relaciones sexuales esporádicas, o ninguna", dice Whipple. Si estás tomando antihistamínicos, consulta acerca de cambiar a un medicamento diferente. Y si es necesario, utiliza un lubricante artificial, sólo asegúrate de elegir uno que sea compatible con los espermatozoides.

Te sientes acomplejada por tu cuerpo. ¿Hay una mujer en el mundo que realmente se sienta bien con todo su cuerpo? Probablemente incluso una supermodelo tiene alguna parte que le gustaría cambiar o mejorar. "Nuestra sociedad es como un programa de capacitación para sentirse mal por su cuerpo", dice Ogden. "Nos enseña que todo lo que tenemos es demasiado grande, demasiado pequeño, demasiado peludo, muy plana." Esto puede ser especialmente relevante cuando se está tratando de quedarte embarazada, porque no se puede dejar de pensar: "¿Es que realmente le atraigo? ¿O está haciendo esto porque tenemos que hacerlo? "

¿Qué hacer? Piensa en algunas de las mujeres más atractivas que conoces. Busca una manera de dejar de lado las imágenes de lo que crees que se supone que te debes parecer y sentir. Apúntate a danza del vientre o clases de yoga para conseguir estar realmente en sintonía con tu propio cuerpo, y pronto vas a notar como los hombres se giran cuando pasas.

Estás demasiado estresada. Se ha dicho una y otra vez, pero vale la pena repetirlo: El órgano sexual más importante en el cuerpo es el cerebro. Si tu mente te está diciendo mientras mantienes relaciones sexuales que deberías estar trabajando, o que tendrías que cambiar una bombilla, o que el perro necesita ir al veterinario, no está bien. "Además, el estrés a menudo causa un trastorno emocional, la depresión y la ira, y que a menudo culpan a nuestras parejas cuando nos sentimos desanimadas, que a su vez crea problemas sexuales", dice Peter S. Kanaris, Ph.D., un psicólogo y terapeuta sexual de Smithtown, Nueva York.

¿Qué hacer? Una vez que reconoces el problema, los dos podéis tomar medidas para resolverlo. En vez de culparos mutuamente por el estrés, daos cuenta de que estáis en el mismo barco y tratad de trabajar en equipo. Utilizad el sexo como parte de la solución en lugar de que sea otro factor de estrés en vuestra vida. "La intimidad puede ser un remanso seguro donde nos protegemos unos a otros en momentos de estrés", dice Kanaris. Además de la ayuda psicológica, el sexo puede ayudar a reducir los niveles de la hormona del estrés.

El yoga, la meditación, incluso largas caminatas pueden ayudar a aclarar tu mente. "No hace falta decir que el tener dificultades para concebir es estresante para cualquier pareja", dice Whipple.

Él no puede llegar al clímax. No, eso no es un error tipográfico, algunos hombres tienen dificultad para eyacular. "Es uno de los menos reportados, y menos comprendidos de los problemas sexuales", dice Kanaris. "Creo que esto ocurre con más frecuencia de lo que pensamos." A menudo el alcohol y ciertas drogas (incluyendo antidepresivos) también pueden ser la causa.

¿Qué hacer? Deja que te muestre cómo se masturba, para que puedas ver lo que le gusta. Presiona con los dedos sobre el área justo detrás de la base del escroto, dice Dennis P. Sugrue, Ph.D., profesor clínico asociado de psiquiatría de la Universidad de Michigan Medical School en Ann Arbor. "Aquí es donde se encuentra la glándula de la próstata, y es altamente excitante", dice. Y, sobre todo, trata de relajarte.

Eyaculación precoz. Años de masturbarse cuando era un adolescente y la esperanza de que acabaría antes de que mamá o tía Harriet llegaran a casa pueden llevarle a orgasmos apresuradas como adulto. Si bien no puede perjudicar a la concepción, lo que si que limita es la diversión, tanto para él como para ti.

¿Qué hacer? Muchos expertos recomiendan empezar y parar. Cuando se sienta a punto de llegar al clímax, que se quede quieto y respire hondo.