Ritmo cardíaco del bebé durante el embarazo

El corazón es uno de los primeros órganos que se desarrolla en un bebé. El oír ese minúsculo latido es uno de los recuerdos que quedan del primer embarazo. Durante el embarazo, el corazón de un bebé pasa por muchos cambios durante su desarrollo.

Ritmo cardíaco del bebé durante el embarazo

Formación temprana del corazón

En el rápido crecimiento del feto, el corazón comienza a latir aproximadamente a los 22 días después de la concepción, a menudo antes de que la madre se dé cuenta de que está embarazada. Durante esta etapa temprana de su desarrollo, el corazón crece de una forma simple. Es durante este período que el corazón cada vez está en mayor riesgo de defectos cardíacos y el bebé está en mayor riesgo de sufrir un aborto involuntario por esos defectos.

Primer trimestre del embarazo

Poco después de la formación, el pequeño corazón tiene un ritmo que es similar a la frecuencia cardiaca de un adulto, entonces empieza a aumentar unas pocas pulsaciones por semana a partir de la novena semana. El corazón comienza a latir a un ritmo de alrededor de 80 latidos por minuto en torno a la quinta semana de gestación, y luego aumenta de forma constante a una media de 175 latidos por minuto en la novena semana. El aumento de la frecuencia cardíaca fetal en este punto del embarazo es tan estable que un estudio realizado por médicos ecografistas publicaron una fórmula para ayudar a determinar la edad del feto sobre la base de la frecuencia cardíaca: la edad embrionaria en días = EHR (0,3) 6.

Después de ese punto, comienza a disminuir otra vez la frecuencia cardiaca durante el embarazo.

Ritmo cardíaco fetal durante el embarazo

Un mito sugiere que la tasa de frecuencia cardiaca de un feto durantre el embarazo puede predecir el sexo del bebé, con frecuencias cardíacas más rápidas (por encima de 140 latidos por minuto), indican que el bebé es una niña y un ritmo más lento del corazón indica que es un niño. La base de esto es que el metabolismo es más rápido en las niñas. Ha habido varios estudios, incluyendo un estudio a gran escala de Austin Radiological Associates en la década de 1990, pero ninguno ha demostrado una correlación estadística.

Segundo y tercer trimestre del embarazo

A partir del final del primer trimestre (alrededor de las 10 semanas) tasa cardiaca del bebé debe ser audible por un instrumento de mano conocido como Doppler. Antes de esto, la única forma de confirmar el latido del corazón es mediante la visualización de una ecografía. Con el instrumento Doppler, el latido del corazón sonará sorprendentemente rápido para la mayoría de las personas, con una tasa media de 120 a 160 latidos por minuto. Los nuevos padres a menudo describen el sonido similar a los caballos al galope.

A las 20 semanas de gestación, el ritmo cardíaco del bebé será audible por un estetoscopio o fetoscopio, pero este método puede ser más difícil si la placenta está adherida al anterior del útero o si el bebé está colocado de tal manera que su espalda coincide con la espalda de la madre.

Parto y nacimiento del bebé

El parto es un trabajo duro tanto para la madre como para el bebé. El trabajo que hace el bebé para moverse de su posición y resistir las contracciones uterinas se evidencia por las fluctuaciones normales de la frecuencia cardíaca que se producen durante este tiempo. La frecuencia cardíaca fetal se puede controlar externa o internamente, continua o intermitentemente, durante este tiempo. El ritmo cardíaco del bebé normalmente se acelerará durante una contracción, luego volverá a ser lento como el de la madre para que el bebé pueda recuperarse. Si la frecuencia cardiaca del bebé no se recupera adecuadamente, muestra desviaciones significativas de su línea de base normal, o no responde a la labor de la contracción, podría indicar un problema que merece la atención médica.