¿Qué es la placenta envejecida?

El envejecimiento prematuro de la placenta es una condición grave que puede ocurrir durante la gestación, y puede llevar a que el bebé no reciba los nutrientes que necesita para sobrevivir, lo que requiere que sea entregado antes de término. A menudo, la placenta está calcificada, provocando que un parte de la placenta muera y ya no sea útil.

¿Qué es la placenta envejecida?

Las causas del envejecimiento prematuro de la placenta

Fumar mientras estás embarazada puede causar calcificación placentaria. Cuando la calcificación ocurre, la placenta empieza a envejecer más rápido y algunas partes mueren. Los estudios de investigación han demostrado que las pequeñas bacterias conocidas como nanobacterias también pueden conducir a la calcificación de la placenta. Este es el mismo tipo de bacterias que pueden conducir a cálculos renales. A medida que la calcificación se produce, la placenta se envejece prematuramente poniendo a la madre y al bebé en riesgo. Otros riesgos para el envejecimiento prematuro de la placenta son la diabetes y la hipertensión arterial en la madre. Por ese motivo, las mujeres embarazadas con estas dos condiciones deben llevar un control médico hasta el momento del parto.

¿Qué es la placenta envejecida?

Prevención del envejecimiento prematuro de la placenta

Hay algunas mujeres que corren un mayor riesgo de calcificación prematura de la placenta y que pueden prevenir el envejecimiento prematuro. Es muy importante que las mujeres se aseguren de que están tomando suficientes antioxidantes a través de las vitaminas prenatales y la ingesta de alimentos. Parece que los antioxidantes pueden ser capaces de ayudar a prevenir el envejecimiento prematuro de la placenta. Las vitaminas E, C y el beta caroteno son de particular importancia, y estas mujeres pueden necesitar tomarlos en dosis mayores con el permiso de un médico.

Algunos de los alimentos antioxidantes más conocidos son los arándanos y las moras. Las judías, alcachofas, patatas rojas, nueces y avellanas también son alimentos antioxidantes de primera categoria.

Los beneficios de estos alimentos dependen de cómo se absorben y como se utilizan en el cuerpo.