Mastitis durante la lactancia

El médico generalmente puede diagnosticar la mastitis en función de tus síntomas y un examen de la mama afectada. Las pruebas por lo general no son necesarias. Pero se pueden hacer para confirmar el diagnóstico o para ayudar a guiar el tratamiento de otros problemas que se pueden desarrollar.

Mastitis durante la lactancia

Cultivo de leche materna

Si tienes una infección que no mejora con el tratamiento, tu médico puede hacer un cultivo de la leche materna. Para obtener una muestra, debe apretar la mama para sacar una pequeña muestra de leche del pecho afectado en un hisopo estéril. Los resultados de los cultivos ayudarán al médico a confirmar el diagnóstico y averiguar las bacterias específicas que causan la infección.

En algunos casos, puedes necesitar más de una ronda de antibióticos para curar una infección en los senos. Si no has respondido al tratamiento con antibióticos, los resultados del cultivo puede ser utilizados para determinar el antibiótico más eficaz para ti.

Absceso

A veces, una bolsa de pus (absceso) se forma en el área enrojecida de la mama. Si un absceso es demasiado profundo para examinar tocándolo, el médico puede utilizar una ecografía del seno para examinarlo. El ultrasonido también se puede utilizar para guiar una aguja a un absceso que necesita ser drenado de fluido. Un cultivo del líquido del absceso es lo que se realiza generalmente para identificar el organismo infeccioso.

Mastitis en madres que dan el pecho

Tratamiento de la mastitis en casa

Desde el inicio de la lactancia materna hasta el destete de tu bebé, debes tomar medidas para prevenir la mastitis. Por ejemplo, aprender todo lo que puedas acerca de las diferentes técnicas de la lactancia materna para que sepas cómo vaciar completamente tus senos. No vaciar tus pechos completamente al amamantar o pasar demasiado tiempo entre comidas puede conducir a la mastitis.

Amamantar con mastitis

El tratamiento antibiótico por vía oral, sin dejar de amamantar a tu bebé y teniendo cuidado de vaciar tus pechos completamente puedes ayudar a acortar la duración de la infección.

Puedes seguir amamantando a tu bebé o bombeando la leche materna para alimentar a tu bebé durante la enfermedad y el tratamiento de forma segura. Tu bebé es la bomba más eficaz que tienes para vaciar tus pechos. La leche materna es segura para alimentar a tu bebé porque cualquier bacteria en la leche será destruida por los jugos digestivos del bebé.

Antes de amamantar a tu bebé, coloca una toalla tibia y húmeda sobre el pecho afectado durante unos 15 minutos. Prueba esto al menos 3 veces al día. Esto aumenta el flujo de leche en el pecho. El masaje de la mama afectada también puede aumentar el flujo de leche.

Si es posible, sigue dando los dos pechos. Lo ideal es comenzar en el lado afectado, es fundamental que vacíes la mama a fondo. Si comenzar con el pecho afectado es demasiado doloroso, trata de alimentar a tu bebé con tu mama sana primero. Luego, después de que la leche está fluyendo, amamanta del pecho afectado hasta que lo notas más suave. Cambia de nuevo a la mama sana y amamanta a tu bebé hasta que haya terminado.

Bombear o extraer la leche del pecho afectado si el dolor te impide la lactancia. El dolor en el pezón puede ser causado por el bebé cuando se engancha a los pezones.

Puedes ponerte una crema a base de lanolina, como el Lansinoh, que puede ayudar a sanar los pezones doloridos o agrietados.

Si utilizas almohadillas de lactancia, cámbialas frecuentemente para que estén secas y limpias.

Medidas de cuidados personales para la mastitis

Además de tomarte los antibióticos prescritos y de continuar con la lactancia o la leche materna de la bomba, hay otros pasos que puedes seguir para sentirte mejor hasta que la mastitis haya desaparecido.

  • Toma acetaminofeno (como Tylenol) para aliviar el dolor o malestar. Puedes tomar ibuprofeno (como Advil) junto con acetaminofén para reducir la inflamación si es necesario.
  • Descansa tanto como sea posible.
  • Aplica una bolsa de hielo o una compresa tibia en el pecho afectado para ayudar a reducir tu dolor. Si utilizas una bolsa de hielo, coloca el hielo fuera de tu sujetador y la ropa. No pongas el hielo directamente sobre la piel desnuda.
  • Bebe más líquidos.
  • Si tus pechos están muy llenos (hinchados), bombea una pequeña cantidad de leche materna antes de alimentar a tu hijo. Esto hará que tus pechos estén menos llenos y puede hacer que sea más fácil para que tu bebé se enganche al pecho.
  • Si estás drenando pus del pecho infectado, lava el pezón suavemente y deja que se seque al aire antes de ponerte el sostén de nuevo. Puedes utilizar una almohadilla de mama desechable para absorber el drenaje.

La mayoría de las mujeres pueden continuar dando el pecho durante una infección mamaria. Si la mastitis hace que sea difícil la lactancia materna mientras que la infección se está tratando, recuerda que vaciar tus senos con regularidad es esencial. No dudes en consultar con tu médico o con un especialista en lactancia para obtener ayuda y apoyo.