Los bebés y el colesterol

El colesterol es una sustancia cerosa, parecida a la grasa que los cuerpos humanos necesitan. El exceso de colesterol en la sangre, sin embargo, puede provocar cardiopatías y accidentes cerebrovasculares. Los bebés amamantados que tienen altos niveles de colesterol durante la lactancia y se cree colesterol en la leche materna juega un papel muy importante para la salud. Las mujeres embarazadas también experimentan una subida segura y natural en los niveles de colesterol durante el embarazo y la lactancia temprana.

Los bebés y el colesterol

Para un bebé, el colesterol es una grasa crítica para el desarrollo del cerebro. "La leche materna contiene una gran cantidad de colesterol, mientras que las fórmulas infantiles actualmente no contienen", dice el Dr. William Sears MD, Profesor Clínico de Pediatría de la Universidad de California, Irvine, y autor de más de 30 libros infantiles. "El bajo colesterol puede ser una buena noticia para las dietas para adultos, pero no para los bebés". Las grasas naturales de la leche materna, de hecho, son fáciles y altamente absorbibles para un bebé. Mientras que las fórmulas infantiles sintéticas están comenzando a incluir ácidos grasos, la absorción de estos aditivos son menos eficaces que en la leche materna.

Las mujeres tienen naturalmente niveles altos de colesterol y los niveles generales de lípidos durante y después del embarazo. Las madres que dan el pecho, sin embargo, pueden volver a sus niveles de lípidos que tenían en su pre-embarazo tres veces más rápido que las madres que alimentan a sus bebés con biberón, según un estudio de 1982 publicado en el "British Journal de Obstetricia y Ginecología". Para obtener una lectura más precisa del colesterol, se realizó un estudio en 1989 en el "Journal of the American Medical Association" que sugiere que las mujeres se abstengan recuperar su colesterol hasta después de completar la lactancia materna.

Los bebés y el colesterol

Los bebés alimentados con leche materna y las madres lactantes parecen responder mejor que otros cuando se trata de la salud cardiaca. Un estudio realizado en 2002 en "Pediatrics" (la revista de la Academia Americana de Pediatría) y un estudio realizado en 2008 en "The American Journal of Clinical Nutrition", llegaron a la conclusión de que los bebés alimentados con leche materna mantienen bajos los niveles de colesterol en la edad adulta. Estos estudios sugieren que los bebés, los bebés alimentados con leche materna tienen una "mejor gestión" del colesterol en la edad adulta. Además, un estudio de mayo 2009 en "Journal of Obstetrics and Gynecology", sugiere que cuanto más tiempo una mujer amamante, menos posibilidades tiene de desarrollar hipertensión (presión arterial alta), diabetes, hiperlipidemia (colesterol alto) y la enfermedad cardiovascular después de la menopausia.

Riesgo del Colesterol

No hay síntomas del colesterol alto y la mayoría de las personas no saben que lo tienen hasta que se hacen un análisis. Los adultos con sobrepeso y obesidad, y los que tienen antecedentes familiares de colesterol alto o enfermedades del corazón, corren un riesgo especialmente alto. El National Cholesterol Education Program (NCEP) recomienda que los adultos de 20 años o más revisen su colesterol cada 5 años. Mientras que el examen de colesterol no suele ser recomendado para los bebés, los CDC recomiendan que los niños mayores de 2 años de edad chequeen su colesterol si tienen sobrepeso o son obesos o tienen antecedentes familiares de colesterol alto o enfermedades del corazón.

Si bien los beneficios exactos de la lactancia materna y el colesterol están todavía en estudio, es evidente la lactancia materna aporta muchas ventajas a los bebés y las madres y se ha demostrado que reduce el riesgo de muchas enfermedades y condiciones más allá del colesterol alto. Habla con tu médico y / o pediatra para discutir los beneficios para el bebé de la lactancia materna y cuando es adecuado para ti y para tu familia someteros a las pruebas del colesterol.