La vitamina D en el embarazo

Necesitas vitamina D para mantener tus huesos sanos y para proporcionar a tu bebé suficiente vitamina D para los primeros meses de su vida. Debes tomar un suplemento de 10 microgramos de vitamina D por día. La vitamina D regula la cantidad de calcio y fosfato del cuerpo, y estos elementos son necesarios para ayudar a mantener los huesos y los dientes sanos. La insuficiencia de vitamina D puede hacer que los huesos de los niños sean muy frágiles y puede llevar al raquitismo (una enfermedad que afecta el desarrollo óseo en niños).

La vitamina D en el embarazo

Sólo unos pocos alimentos contienen vitamina D, como el pescado azul, las margarinas enriquecidas, algunos cereales para el desayuno y taramasalata. La mejor fuente de vitamina D es la luz solar de verano en tu piel. La cantidad de tiempo que necesita el sol para producir suficiente vitamina D es diferente para cada persona y depende de cosas como el tipo de piel, la hora del día y la época del año. Pero no tienes que tomar el sol: la cantidad de sol que necesitas para producir suficiente vitamina D es menor que la cantidad que causa bronceado o quemaduras. Si tienes la piel oscura o siempre cubres tu piel, puedes estar en riesgo particular de deficiencia de vitamina D. Habla con tu médico si estás preocupada acerca de esto.

¿Las vitaminas prenatales tienen suficiente vitamina D?

Probablemente no, según un estudio reciente encontró que las mujeres que tomaron 4.000 UI de vitamina D al día tuvieron los mayores beneficios en la prevención del parto prematuro / nacimientos y las infecciones. El estudio confirmó que la vitamina D en este nivel no sólo es seguro para ti, sino que también para tu bebé y los investigadores de este estudio recomiendan ahora esta dosis diaria de vitamina D para todas las mujeres embarazadas. La vitamina prenatal media sólo contiene 400 UI de vitamina D por lo que se debe tomar diariamente una suplementación adicional.

La vitamina D en las embarazadas

¿Por qué necesito la vitamina D?

La vitamina D tiene ahora una amplia investigación que apoya su papel en la función inmune, la división celular sana y la salud ósea. La vitamina D es necesaria para la absorción y el metabolismo de calcio y fósforo. Muchos estudios han encontrado una relación entre los niveles séricos bajos de vitamina D y un mayor riesgo de ciertos tipos de cáncer, enfermedad autoinmune, enfermedad neurológica, resistencia a la insulina, y enfermedad cardiovascular.

¿Por qué todo el mundo tiene deficiencia de vitamina D?

En este momento, el 40-60% de toda la población tiene deficiencia de la vitamina D, incluidas las mujeres embarazadas. Las razones de esta deficiencia generalizada son muchas, y para comenzar a desplegar este problema se puede empezar con la comprensión de que hay una muy breve lista de alimentos que contienen vitamina D. Estos alimentos son la yema de huevo, salmón y aceite de hígado de bacalao, sin embargo, la mayoría de vitamina D se consume a través de alimentos fortificados como la leche. Para el 75% de la población que es intolerante a la lactosa, los productos lácteos fortificados no son una fuente confiable para su consumo de vitamina D. Además, muchos factores influyen en la capacidad del cuerpo para producir y absorber la vitamina D. Estos factores incluyen: donde vives, la temporada, la cantidad de tiempo que pasas al aire libre sin protección solar, la pigmentación de tu piel, la edad, la obesidad, la contaminación y tener una óptima capacidad de absorción. Estos factores entran en juego porque la vitamina D es realmente una hormona y necesita la luz solar para activar la producción por el cuerpo. En este momento, una gran parte de la población de los EE.UU. entra en una o más de estas categorías: 1. obesidad, 2. utiliza protector solar, 3. es una persona mayor (50 +), por lo que no es sorprendente que las deficiencias de vitamina D han aumentado en tales proporciones.

¿Qué puedo hacer para aumentar mi vitamina D?

Puedes empezar por hacer un esfuerzo para comer más alimentos con vitamina D. La investigación sugiere que la exposición al sol (generalmente 5-10 minutos de exposición de los brazos y las piernas o las manos, los brazos y la cara, 2 o 3 veces por semana) puede ayudar también. Sin embargo, la mejor manera de asegurarse de que realmente tienes un adecuado nivel de vitamina D es a través de una suplementación simple. Te puedes tomar dos tipos de suplementos de vitamina D. El ergocalciferol es la forma vegetal de la vitamina D y el colecalciferol es de origen animal, por lo general los derivados del aceite de hígado de pescado o de la lanolina de ovejas. La forma de colecalciferol es la forma más fácil de absorber y utilizar en el cuerpo, pero si eres vegana debes elegir ergocalciferol. La calidad es importante. Recomiendo Nordic Naturals Vitamina D3 (1000 IU por gel blando) en la forma colecalciferol. El aceite base es el aceite orgánico de oliva extra virgen y vienen en pequeñas cápsulas de gel que son muy fáciles de tragar. También me gusta Nordic Naturals DHA prenatal con vitamina D3 (400 UI por 2 geles suaves). Este producto ofrece dos de los nutrientes más importantes para las mujeres embarazadas respaldados por una empresa fiable que garantiza una óptima pureza, calidad y frescura.