La anemia durante el embarazo

La hemoglobina y el hierro

Una mujer embarazada requiere un extra de 4 puntos de sangre más de lo normal. Esta sangre es necesaria para proporcionar al bebé oxígeno y alimento. Con el fin de hacer esta sangre adicional, la mujer embarazada tiene que fabricar la hemoglobina que es el componente esencial de las células rojas de la sangre.

La anemia durante el embarazo

La hemoglobina contiene hierro y con el fin de compensar la hemoglobina extra, el hierro almacenado en el cuerpo de la mujer se utiliza. Si el hierro almacenado no es suficiente, la hemoglobina necesaria no se puede fabricar y la sangre de la mujer se hará más diluida. Esto se traduce en anemia durante el embarazo.

Anemia

Si la anemia se debe evitar en una persona que no está embarazada, es obviamente importante que una mujer embarazada obtenga las cantidades adecuadas de hierro y ácido fólico en su dieta o que tome comprimidos de hierro/ácido fólico. Una mujer que pretende quedar embarazada o que ya está encinta debe añadir en su dieta alimentos ricos en hierro, esto puede ser una buena solución para prevenir la anemia. Las habas, las espinacas, los guisantes, el repollo, los huevos, las patatas, la carne roja y las lentejas son una buena fuente de hierro que puedes añadir a tu dieta durante la gestación.

Para absorber mejor el hierro, es aconsejable tomar un vaso de zumo de naranja o unas cápsulas de vitamina C antes de comer cualquiera de los alimentos ricos en hierro antes nombrados. Es muy buena idea, si estás intentando quedarte embarazada, hacerte unos análisis de sangre para determinar tu nivel de hierro en tu sangre y para conocer si tus niveles son saludables.

La anemia en las embarazadas

El mejor alimento para ayudarnos a combartir la anemia son las espinacas. Al ser un alimento de origen vegetal, es apto para dietas veganas y vegetarianas. La anemia por deficiencia de hierro es la forma más común de anemia, una disminución en el número de glóbulos rojos provocada por la escasez de hierro. Otros alimentos que también nos ofrecen hierro son:

  • La carne de ternera.
  • El hígado de pollo.
  • Las almejas, mejillones u ostras.
  • Las sardinas.
  • El pavo cocido.
  • El pollo.
  • La perca, salmón o atún.
  • El jamón.
  • Los cereales para el desayuno enriquecidos con hierro.
  • Las judías cocidas.
  • El tofu.
  • La calabaza, sésamo o semillas de calabaza.
  • Los garbanzos y guisantes.
  • Los albaricoques secos.
  • Las patatas.
  • El brócoli.
  • El germen de trigo.
  • Las nueces, pistachos, almendras tostadas, castañas, cacahuetes o semillas de girasol.
  • Uvas pasas o ciruelas pasas.
  • Pimientos verdes.
  • Pan, pan integral o muffin integral.
  • Arroz.