Introducción de alimentos sólidos

El arroz, la avena o la cebada son los cereales que estarán presentes en la primera comida sólida de tu bebé. Es una transición que hay que pasar y por eso en este artículo te ofrecemos algunos consejos.

Introducción de alimentos sólidos

¿Mi bebé cuándo puede comenzar a comer alimentos sólidos?

Cada niño es diferente por lo que su preparación para este cambio también depende de su propia tasa de desarrollo.

  • ¿Tu bebé puede mantener la cabeza erguida? Tu bebé debe ser capaz de sentarse en una trona infantil y controlar el movimiento de su propia cabeza.
  • ¿Abre la boca cuando le das de comer? Los bebés están listos para los alimentos sólidos cuando le ofreces la cuchara y ellos abren la boca para que puedas introducir en ella el alimento.
  • ¿Puede tragar lo que hay en la cuchara? Si le das de comer papilla con una cuchara y en vez de tragar, empuja el alimento hacia fuera, tu bebé necesita más tiempo. Es normal. Recuerda que nunca ha tenido en la boca nada más que no fuera tu propia leche o la de fórmula, por lo que esto puede llevarle algún tiempo, simplemente necesita acostumbrarse. Trata de hacer las primeras papillas más líquidas y gradualmente, puedes ir espesándolas. Normalmente, en una o dos semanas, tu bebé estará preparado para tomar la papilla menos diluída.
  • ¿Ya es mayor para comer papilla? Por lo general, cuando los bebés duplican su peso al nacer (a los 4 meses) y pesan aproximadamente 6 kilos o más, pueden estar ya preparados para los alimentos sólidos.
  • La lactancia materna es una buena fuente de nutrición durante los primeros 6 meses. Al agregar alimentos sólidos a la dieta de tu bebé, puedes continuar con la lactancia hasta al menos los 12 meses.

    Introducción de alimentos sólidos

    ¿Cómo puedo alimentar a mi bebé?

    Comienza llenando media cucharada o menos y habla con tu bebé durante el proceso diciendo por ejemplo: "Mmm, ¡qué bueno!. Es normal que tu bebé al principio no sepa que debe hacer, es posible que expulse la comida con la lengua, que arrugue la nariz, et. Piensa que es un proceso de aprendizaje, así que relájate y disfruta del momento.

    Una forma de introducir alimentos sólidos a la dieta de tu bebé es mezclarlos en un principio con tu propia leche o con la leche de fórmula. Al principio la leche que toma con dos cucharaditas de papilla, e ir añadiendo más cucharadas progresivamente.

    No te sorprendas si casi toda la papilla acaba en la cara de tu bebé las primeras veces. Aumenta la cantidad de alimentos poco a poco, con sólo una cucharada o dos para empezar. Esto permite que tu bebé tenga tiempo para aprender a tragar sólidos.

    No hagas que tu bebé coma si llora o se aparta cuando lo alimentes. Vuelve a la lactancia o la alimentación con biberón exclusivamente durante un tiempo antes de volver a intentarlo. Recuerda que el cambio a los alimentos sólidos debe ser un proceso gradual, es decir, al principio deberás seguir alimentando a tu bebé la mayor parte de las tomas con la leche materna y / o con la de fórmula.

    NOTA: No pongas la papilla de cereales para bebés en un biberón porque el bebé podría ahogarse.

    ¿Qué alimentos debo darle a mi bebé por primera vez?

    Por tradición, la primera vez que se le da alimento sólido a un bebé es la papilla de cereales. Sin embargo, no hay evidencia médica de que la introducción de alimentos sólidos deba tener un orden en particular.

    Aunque muchos pediatras recomiendan comenzar con las verduras antes de que con las frutas, no hay evidencia de que tu bebé desarrolle una aversión por los vegetales si le das fruta en primer lugar. Los bebés nacen con una preferencia por los dulces, y el orden de introducción de los alimentos no cambia esto.

    Si la alimentación de tu bebé se ha basado en la lactancia, le irá bien tomar alimentos para bebés a base de carne, que contengan fuentes para mejor absorción del hierro y del zinc que son necesarios entre los 4 y los 6 meses de edad.

    Las papillas de cereales están disponibles en formatos premezclados en envases individuales o secos, por lo que se les puede añadir leche materna, de fórmula o agua. Sea cual sea el tipo de cereal que utilices, asegúrate de que está hecho para bebés y está fortificado con hierro.

    ¿Cuándo mi bebé podrá probar otro alimento?

    Una vez que tu bebé aprenda a comer una comida sólida, poco a poco le deberás ir introcudiendo otros alimentos. Al darle un alimento nuevo a tu bebé, debes esperar por lo menos 2 a 3 días antes de introducirle otro. Después de cada alimento nuevo, debes estar especialmente atenta a las reacciones alérgicas, tales como diarrea, erupciones o vómitos. Si apareciera cualquiera de estos síntomas, deja de darle ese nuevo alimento y consúltaselo al pediatra.

    En general, las carnes y las verduras contienen más nutrientes por ración que las frutas o los cereales. Muchos pediatras recomiendan no dar huevos y pescado en el primer año de vida debido a las reacciones alérgicas, pero no hay evidencia de que la introducción de estos alimentos ricos en nutrientes después de los 4 o 6 meses de edad determine si tu bebé va a ser alérgico a ellos.

    Primeros alimentos para bebes

    A los pocos meses de comenzar con los alimentos sólidos, la dieta diaria de tu bebé debe incluir una variedad de alimentos todos los días entre los que podemos destacar los siguientes:

    • La leche materna y / o fórmula.
    • Carnes.
    • Cereales.
    • Verduras.
    • Frutas.
    • Huevos.
    • Pescado.

    NOTA: Si haces tú misma la comida del bebé, ten en cuenta que las espinacas, acelgas, judías verdes, calabaza y zanahorias no son buenas opciones durante la primera infancia. Estas verduras pueden contener grandes cantidades de nitratos. Los nitratos son sustancias químicas que pueden causar un tipo poco común de anemia (bajo recuento sanguíneo) en los bebés pequeños. Las verduras preparadas comercialmente son más seguras porque les hacen una serie de pruebas de nitratos. Los guisantes, el maíz y las patatas son mejores opciones para los alimentos infantiles preparados en casa.

    ¿Cuándo puedo darle a mi bebé alimentos para que coma él mismo?

    Una vez que tu bebé pueda sentarse y llevarse las manos u otros objetos a la boca, puedes darle alimentos para que aprenda a alimentarse por él mismo. Para evitar la asfixia, debes darle a tu bebé sólo alimentos sueves, fáciles de tragar, y cortados en trozos pequeños. Entre algunos ejemplos se incluyen:

    • Pequeños trozos de plátano.
    • Galletas.
    • Huevos revueltos.
    • Pasta bien cocida.
    • Pollo bien cocido y desmenuzado.
    • Calabacín amarillo, guisantes y patatas bien cocidos y cortados en trozos pequeños.

    En cada una de las comidas diarias de tu bebé, debe comer unos 114 gramos o la cantidad que haya en un pequeño frasco de comida para bebés. No le des muchos aliementos de adultos a tu bebé, ya que estos alimentos, a menudo, contienen más sal y otros conservantes.

    Si quieres darle alimentos frescos, lícualos o tritúralos para que sean más fáciles de comer y digerir. Todos los alimentos frescos se deben cocinar sin sal ni condimentos. Aunque puedes darle a tu bebé plátanos crudos (en puré), la mayoría de las otras frutas y verduras se deben cocinar previamente hasta que estén más suaves y blandas. Refrigera cualquier alimento que no sea utilizado, vigila que estén en perfectas condiciones antes de dárselos a tu bebé. Los alimentos frescos no están libres de bacterias, por lo que se echan a perder con mayor rapidez que los alimentos enlatados o envasados.

    NOTA: No le des a tu bebé ningún alimento que requiere la masticación a esta edad. No le des a tu bebé ningún alimento que pueden causar asfixia, como frutos secos y semillas, trozos de carne o de queso, uvas enteras, palomitas de maíz, vegetales crudos, trozos de fruta, tales como trozos de manzana, caramelos.

    ¿Qué cambios puedo esperar una vez que mi bebé empiece a comer alimentos sólidos?

    Cuando el bebé empiece a comer alimentos sólidos, sus deposiciones serán más sólidas y de color variable. Debido a los azúcares añadidos y a las grasas, tendrán un olor mucho más fuerte. Los guisantes y otras verduras verdes pueden convertir las heces de un color verde oscuro, remolacha puede hacer que sean rojas (a veces también producen la orina roja). Si las comidas de tu bebé no están bien trituradas, puedes encontrar en sus heces trozos de comida sin digerir, especialmente los cascos de los guisantes y del maíz, y la piel de los tomates u otros vegetales. Todo esto es normal.

    El sistema digestivo de tu bebé es aún inmaduro y necesita tiempo antes de que se pueda procesar por completo estos nuevos alimentos. Si las heces son muy acuosas, sueltas o con moco, puede indicar que el tracto digestivo está irritado. En este caso, deberás reducir la cantidad de alimentos sólidos e ir introduciéndolos de nuevo pero más lentamente. Si las deposiciones siguen siendo acuosas, sueltas o con mocos, consulta con el pediatra de tu hijo para averiguar el motivo.

    Aprender a comer

    Los buenos hábitos alimenticios comienzan temprano. Es importante que tu bebé se acostumbre al proceso de comer sentado, tomar la comida con cuchara, que descanse entre cucharada y cucharada, y pare cuando ya no tenga más hambre. Estas experiencias tempranas ayudarán a que tu hijo aprenda buenos hábitos alimenticios que le acompañarán durante toda su vida.

    Anímate a comer de forma familiar durante de la primera alimentación de tu hijo. Comer todos juntos es una experiencia importante. Las investigaciones sugieren que el cenar en familia de forma regular tiene unos efectos positivos en el desarrollo de los niños.

    Recuerda que debes darle a tu hijo una buena variedad de alimentos saludables, ricos en los nutrientes que necesita. Vigila las señales que tu hijo te dé para saber que ya ha tenido suficiente alimento. ¡No lo sobrealimentes!

    Si tienes alguna pregunta o duda más específica acerca de la alimentación de tu hijo, habla con su pediatra.