Hipotensión durante el embarazo

La hipertensión en el embarazo ha sido ampliamente estudiada, sin embargo, se ha realizado poca investigación sobre la hipotensión en el embarazo. La hipotensión durante el embarazo puede ser muy peligrosa si no se trata. Se refiere a la presión arterial anormalmente baja que reduce la circulación de sangre a los órganos vitales y otras partes del cuerpo. Esto inevitablemente afecta al buen funcionamiento del cuerpo.

Hipotensión durante el embarazo

La presión arterial se pondrá a prueba en cada cita prenatal durante toda la gestación. Se toman dos lecturas, la presión sistólica que registra como son los latidos del corazón, y la segunda lectura diastólica que se toma durante el período de reposo entre los latidos. En general, el rango de presión arterial promedio para una mujer embarazada está entre 110/70 a 120/80. Algunos expertos definen la presión arterial baja como lecturas inferiores a 90 de sistólica o 60 de diastólica.

Signos y síntomas de hipotensión

Es importante que las mujeres embarazadas a escuchen su cuerpo para detectar signos y síntomas de alguna complicación con el fin de que puedan ser diagnosticada y tratadas de inmediato. Los siguientes síntomas pueden indicar hipotensión:

  • Mareo
  • Desmayos
  • Pulso cardíaco irregular
  • Respiración superficial o rápida
  • Visión borrosa
  • Náuseas
  • Piel fría y húmeda
  • Fatiga
  • Sed
  • Orina con mal olor
  • Rigidez en el cuello
Hipotensión en las embarazadas

Durante la gestación, el sistema circulatorio de la mujer se expande rápidamente, causando que la presión arterial baje. En las primeras 24 semanas de embarazo, la presión sistólica puede bajar de cinco a 10 puntos y la presión diastólica puede caer de 10 a 15 puntos. Aunque esto es común, otros factores deben ser descartados para reducir los peligros para la madre y el bebé.

Hipotensión postural versus supina

La hipotensión postural ocurre cuando se produce un cambio rápido en la posición del cuerpo, como levantarte muy bruscamente. Esta condición se caracteriza por la caída de la presión arterial cuando se realiza este movimiento repentino. La sangre sale del cerebro demasiado rápidamente debido a esta fuerza.

La hipotensión supina se produce con el aumento de la presión que el útero agrandado pone en las venas cava y aorta. Esto sucede más a menudo cuando la mujer está acostada sobre su espalda, lo que no se recomienda en la segunda mitad de la gestación. Si la hipotensión es ignorada, la madre y el bebé pueden estar en peligro.

Tratamiento de la hipotensión

El tipo de tratamiento administrado en la paciente depende de cuál es la causa de la hipotensión, la edad y la salud. Algunos métodos comunes de tratamiento incluyen:

  • Aumento en la administración de sodio / sal. Un profesional de la salud te dará dosis específicas recomendadas de ingesta de sal para aumentar la presión arterial baja.
  • Aumento de la ingesta de agua. Los fluidos aumentan el volumen sanguíneo y evitan la deshidratación.
  • Medicamentos. Algunos medicamentos permiten que los riñones retengan sodio, y otros medicamentos bloquean la reacción del cuerpo a la adrenalina que puede ser la responsable de la presión arterial baja.