Hierbas durante el embarazo

La gestación es una experiencia profunda en la vida de una mujer. Lleva consigo muchas alegrías y retos, sin embargo, la comprensión de cómo mantener tu salud en equilibrio puede hacer toda la diferencia.

Hierbas durante el embarazo

El tiempo previo a, durante y después de la gestación, más que nunca, es un buen momento para centrarse en la salud natural.

Aprender a obtener el mayor número de tus vitaminas diarias recomendadas y minerales de los alimentos y una variedad de hierbas puede hacer toda la diferencia para tu bebé y para ti misma.

Las mejores hierbas para el embarazo

Durante cientos y miles de años, las mujeres de muchas culturas han utilizado las hierbas para alimentarse, y a sus hijos, durante esta época. Del mismo modo, muchos alimentos y hierbas realmente pueden aliviar algunas de las molestias asociadas con la gestación, lo que pasa a ser una experiencia más agradable.

Cada una de las siguientes hierbas contiene innumerables vitaminas y minerales necesarias para una buena salud y vitalidad de las embarazadas.

Alfalfa. Cargada con vitaminas y minerales beneficiosos, esta planta tiene la capacidad para ayudar a controlar la pérdida de peso y la ganancia, se disminuye la probabilidad de padecer diabetes y mejora la función de la glándula pituitaria. La alfalfa también puede ayudar a reducir la inflamación, mejorar la calidad del sueño y normalizar la función intestinal.

Hierbas para las embarazadas

Ortiga. Durante la gestación, el uso de ortigas pueden trabajar de manera espectacular en la mejora de tu nivel de energía. Es compatible con el sistema inmune y aumenta nuestra resistencia a las enfermedades. La hoja de ortiga también es conocida por apoyar la función hepática adecuada, mejorar la absorción de hierro, regular los niveles de azúcar en la sangre, reducir la aparición de dolores de cabeza, naturalmente, aumentar la producción de leche, y puede reducir la probabilidad de rotura y hemorragia durante el nacimiento de tu bebé.

Paja de avena. La paja de avena es una maravilla para el sistema nervioso de nuestro cuerpo. Actúa para nutrir el cerebro y reducir la ansiedad. Durante esta época se puede reducir la aparición de calambres en las piernas y mejorar la digestión y los hábitos intestinales. Del mismo modo, se puede mejorar la circulación hacia el útero y la placenta.

Hoja de frambuesa roja. Tonifica el útero en la preparación para el parto. Además esta fabulosa hierba nutre el sistema reproductivo y aumenta la producción de leche para cuando tengas a tu bebé en tus brazos. La frambuesa también promueve una buena salud de la piel, huesos, uñas y dientes. Recuerda que la salud dental es muy importante cuando estás embarazada.

Estas hierbas son abundantes, fáciles de adquirir y de bajo precio. Puedes mezclarlas para hacer un super nutritivo té de hierbas, o tomar en cápsulas a base de hierbas, para alimentarte a ti misma y a tu bebé en desarrollo a lo largo de una gestación saludable.

Igualmente, si tienes alguna duda, deberías hablar con tu médico acerca de las hierbas que puedes consumir mientras estás embarazada.