Hemorroides durante el embarazo

Las hemorroides son venas hinchadas y dolorosas en el ano y el recto. Para aliviar el dolor de las hemorroides en las embarazadas puedes aplicar alguno de estos consejos:

Hemorroides durante el embarazo

  • Remojar en agua caliente. Llena la bañera con agua tibia y remójate varias veces al día para calmar la picazón y el dolor.
  • Trátalas con hamamelis. Remoja las almohadillas de algodón con el hamamelis astringente y aplícalas a tu área anal. Cambia las almohadillas con frecuencia. El Hamamelis está disponible sin receta en las farmacias.
  • Usa hielo. Aplica compresas de hielo o compresas frías en el ano varias veces al día para ayudar a aliviar la hinchazón. También puede aliviarte laverte con agua fría durante unos minutos.
  • Mantén el área anal limpia. Las toallitas húmedas puede ser la forma más cómoda de limpiar la zona anal. Elige las marcas que no contengan perfumes o alcohol. No utilices toallitas medicadas específicamente para personas con hemorroides.
  • Evita sentarte durante largos períodos de tiempo. Cuando estás sentada ejerces presión sobre las venas del ano y el recto. Cuando puedas, acuéstate de lado o ponte de pie. Si tienes que sentarte, toma descansos frecuentes. Es buena idea dar paseos no muy largos pero sí varios durante el día. Puedes dar un paseo corto por la mañana, otro antes de comer y otro al final del día.
  • Prueba alguna crema de hemorroides que sea de uso seguro en las embarazadas. Recuerda que las cremas de las hemorroides no curan la enfermedad subyacente, simplemente alivian el dolor de las hemorroides existentes.
Hemorroides en las embarazadas

Ten en cuenta que el estreñimiento contribuye a las hemorroides durante la gestación. Para aliviar o prevenir el estreñimiento:

  • Incluye cantidades adecuadas de fibra en tu dieta. También puedes comprar fibra y mezclarla con un yogurt o con la leche después de cenar.
  • Bebe mucha agua y otros líquidos.
  • Incluye actividad física en tu rutina diaria. Los paseos y otros ejercicios diarios pueden ayudarte.
  • Pregúntale a tu médico acerca de los suplementos de fibra y ablandadores de heces para facilitarte ir al baño.

Si estas sugerencias no te ayudan o las hemorroides empeoran o comienzan a sangrar, consulta a tu médico. Podrá recomendarte medicamentos con receta que sean seguros mientras estás embarazada. Las hemorroides, por lo general desaparecen después del parto, así que dependiendo de cómo estés de avanzada en la gestación, la meta se verá más cercana. Si las hemorroides persisten después del parto y los medicamentos no te hacen ningún efecto, la cirugía puede ser recomendada. La cirugía es una opción segura.