Gingivitis durante el embarazo

El embarazo causa cambios hormonales que aumentan el riesgo de desarrollar problemas de salud oral, como la gingivitis (inflamación de las encías) y la periodontitis (enfermedad de las encías). Como resultado de los niveles hormonales que varían entre el 50% y el 70% de las mujeres desarrollan gingivitis en algún momento durante la gestación, una condición llamada gingivitis del embarazo. Gingivitis durante el embarazo

El aumento del nivel de progesterona en la gestación puede hacer que sea más fácil para ciertas bacterias que causan la gingivitis que crezcan, así como hacer que el tejido de las encías, sea más sensibles a la placa y exageren la respuesta del cuerpo a las toxinas (venenos) que resultan de la placa. De hecho, si ya tienes alguna enfermedad de las encías importante, cuando te quedes embarazada puede empeorar.

Los síntomas de gingivitis en las embarazadas

Por lo general, la inflamación de las encías aparece entre el segundo y octavo mes de gestación. Los signos de la gingivitis en las embarazadas es el cambio de color de las encías, se vuelven más rojas, a veces pueden sangrar un poco cuando te cepillas los dientes.

Consejos para prevenir la gingivitis

En primer lugar, para prevenir la gingivitis durante la gestación es especialmente importante la práctica de buenos hábitos de higiene oral, que incluyen el cepillado al menos dos veces al día, el uso del hilo dental una vez al día, y el uso de un enjuague bucal antimicrobiano. Si es debido, te debes realizar una limpieza profesional, no la debes omitir simplemente porque estás embarazada. Ahora más que nunca, las limpiezas dentales profesionales son particularmente importantes.

Gingivitis en las embarazadas

Gingivitis y el parto prematuro

Al menos un par de los principales estudios han demostrado que existe una relación entre la enfermedad periodontal y parto prematuro. Los investigadores de un estudio que publicaron sus resultados en el Journal of the American Dental Association y descubrieron que las mujeres embarazadas con enfermedad periodontal crónica tenía de cuatro a siete veces más probabilidades de tener un parto prematuro (antes de la semana gestacional 37) y bebés con bajo peso al nacer que las madres con encías sanas.

Las madres con la enfermedad periodontal más severa dieron a luz más prematuramente a las 32 semanas de embarazo. Si el tratamiento de enfermedades de las encías reducen el riesgo de parto prematuro, no se conocen todavía.

Tumores en las embarazadas

A veces, aparece un gran bulto con profundas marcas rojas en las encías inflamadas, generalmente cerca de la línea de la encía superior. El bulto rojo brilla, puede sangrar y formar una costra, y puede hacer difícil comer y hablar y puede causar molestias. Estos tumores se llaman tumores del embarazo y puede ocurrir en cualquier momento durante el curso de la gestación, aunque por lo general se producen durante el segundo trimestre.

No dejes que la palabra tumor te preocupe. Estos tumores no son cancerosos ni se pueden transmitir a los demás. Un tumor del embarazo es una reacción inflamatoria por una extrema irritación local (por ejemplo, por las partículas de alimentos o placa). Los tumores se presentan hasta en el 10% de las mujeres embarazadas y con frecuencia en las mujeres que también tienen gingivitis del embarazo.

Los tumores del embarazo también se conocen por varios nombres, entre ellos granuloma piógeno, granuloma, hemangioma capilar lobular y epulides de la gestación.

Los tratamientos para los tumores

Los tumores de las embarazadas por lo general desaparecen por sí solos después del nacimiento del bebé. Sin embargo, si el tumor interfiere con la alimentación, el dentista o especialista puede escoger eliminarlo. Esto implica un simple procedimiento que se realiza bajo anestesia local. Se debe tener en cuenta que incluso si el tumor es eliminado durante el embarazo, se puede volver a desarrollar en aproximadamente la mitad de los casos. Si el tumor no se retira, tu dentista tratará de determinar la posible causa que lo provocó, como por ejemplo la placa.

Puedes ayudar a prevenir o reducir la probabilidad de que un tumor se desarrolle siguiendo buenos hábitos de higiene oral en el hogar (cepillado dos veces al día con una pasta dental que contenga flúor, usar hilo dental una vez al día, usar un enjuague bucal antimicrobiano) durante la gestación.