Frecuencia cardíaca durante el ejercicio en mujeres embarazadas

Aunque los médicos antiguamente recomendaban límites estrictos de frecuencia cardíaca durante el ejercicio para mujeres embarazadas, actualmente se sugiere que la mayoría de las mujeres embarazadas no tienen que preocuparse acerca de su frecuencia cardíaca durante el embarazo. Esto es especialmente cierto para las mujeres que hacen ejercicio regularmente. Es vital que en primer lugar, consigas la aprobación de tu médico para seguir un programa de ejercicio moderado durante todo el embarazo sin complicaciones ni preocupaciones relacionadas con frecuencia cardíaca.

Frecuencia cardíaca durante el ejercicio en mujeres embarazadas

Con el fin de proporcionar sangre al útero y al bebé en crecimiento, el corazón tiene que trabajar más duro que antes del embarazo. La tasa media cardíaca en reposo es de 70 latidos por minuto y a menudo aumenta durante el embarazo hasta los 80 o 90 latidos por minuto. Puesto que el ejercicio puede hacer que tu ritmo cardíaco aumente más rápidamente de lo que lo hace antes de quedar embarazada, las mujeres embarazadas deben evitar sobre pasarse durante los entrenamientos.

Los médicos recomiendan hacer ejercicio de forma rutinaria una vez que te has quedado embarazada, independientemente de tu nivel de condición física. Te recomiendan evitar hacer ejercicios demasiado fuertes, para garantizar que tu ritmo cardíaco permanezca por debajo de los 140 latidos por minuto. Se aconseja utilizar la "prueba del habla" en las sesiones de ejercicio para asegurar el ritmo cardíaco es de un nivel aceptable. Si no puedes mantener una conversación durante el entrenamiento, el consejo es la precaución, ya que es posible que te estés exigiendo demasiado. El ejercicio demasiado duro puede llevar a complicaciones como la deshidratación y el sobrecalentamiento.

Frecuencia cardíaca durante el ejercicio en el embarazo

Aunque la "prueba del habla" funciona bien para la mayoría de las mujeres, puede ser demasiado conservadora para las mujeres embarazadas. Con el objetivo de controlar tu frecuencia cardíaca durante las sesiones de entrenamiento te pueden ayudar estos datos, las mujeres embarazadas entre las edades de 20 y 29 deben tener una frecuencia cardíaca durante el entrenamiento de entre 145 y 160 y para las mujeres embarazadas de entre 30 y 39 es conveniente que se mantengan entre 140 y 156.

Debido a que el objetivo principal del ejercicio durante el embarazo es mantener o mejorar tu condición física y no, el perder peso o entrenar para un maratón, es conveniente ajustar a la baja la cantidad, la frecuencia y duración de las sesiones de entrenamiento durante el embarazo.

Advertencia

Debido a los efectos del ejercicio sobre la frecuencia cardiaca de una mujer embarazada, las mujeres embarazadas y especialmente aquellas con ciertas condiciones, como problemas del corazón o presión arterial alta, deben hablar con sus médicos antes de comenzar un programa de ejercicios. El ejercicio no puede ser apropiado para algunas mujeres embarazadas. Otras pueden necesitar seguir ciertas precauciones de seguridad, incluyendo el monitoreo cuidadoso de la frecuencia cardíaca, con el fin de participar en un programa de ejercicios.