¿Es posible la lactancia para una mujer asmática?

Los medicamentos para el asma que tienen como finalidad el control de las crisis asmáticas aportan muchos más beneficios que perjuicios tanto para la madre como para el bebé durante el embarazo. La misma situación se presenta durante la lactancia. Las sustancias químicas de los medicamentos se encuentran presentes en la leche materna.

¿Es posible la lactancia para una mujer asmática?

Los medicamentos para tratar el asma son los beta agonistas, esteroides y cromoglicato de sodio. Estos medicamentos son inofensivos para el bebé. Otro medicamento para controlar los ataques de asma es la teofilina. Éste sí que puede afectar a tu recién nacido causándole irritabilidad.

Si tienes asma y te quieres quedar embarazada, no hay razón para preocuparse. La mayoría de mujeres con asma que se quedan embarazadas, pasan su embarazo sin problemas. Si aparece algún problema médico relacionado con el asma, tu médico te proporcionará ayuda para solvertar tus problemas.

Los síntomas del asma pueden agravars en las 26 semanas de embarazo. Una vez pasada esta época, tu situación médica mejora hasta llegar al parto.

Normalmente, las embarazadas con asma no sufren los efectos de esta enfermedad durante el periodo de embarazo.

¿Es posible la lactancia para una mujer asmática?

Las embarazadas con asma pueden experimentar otros síntomas relacionados con esta enfermedad como el reflujo gastro-esofágico que produce acidez estomacal o eructos. Cuando una embarazada con asma experimenta estos síntomas, quiere decir que la enfermedad está en su periodo activo.

Como es una época en la que se debe tener un poco más de precaución para no sufrir ataques de asma, debes intentar controlar al máximo los factores externos que pueden provocarte asma, como por ejemplo, el polvo (ácaros), sprays, el humo del tabaco, el pelo de los animales (si eres alérgica al pelo del gato o del perro), etc.

Cuando tienes una crisis el médico te puede recetar que tomes algunos medicamentos para aliviar, controlar o eliminar los síntomas que te puede provocar el asma. Los medicamentos más utilizados son los antiácidos para aliviar los ardores estomacales, eritromicina para controlar infecciones en la piel o respiratorias, ibuprofeno para paliar los dolores, Fluconazol para tratar los hongos, Laxantes para la congestión nasal y el Metildopa para controlar hipertensión arterial.

Los medicamentos se deben tomar siempre bajo control y preescripción médica y se deben seguir las indicaciones y dosis al pie de la letra. En el momento que surja cualquier problema o alerta con los síntomas o la medicación debes alertar a tu médico.