Eclampsia

La eclampsia es una complicación grave y potencialmente mortal de la gestación. La eclampsia está caracterizada por la aparición de convulsiones tónico-clónicas. Por lo general aparece en una embarazada que haya desarrollado preeclampsia. La preeclampsia y la eclampsia se conocen como trastornos hipertensivos de la gestación.

Eclampsia

La eclampsia excluye las convulsiones que ocurren durante la gestación, pero se pueden producir trastornos orgánicos cerebrales. Esta enfermedad tiende a ocurrir con mayor frecuencia en las embarazadas primerizas y en las madres jóvenes. Además, las mujeres con un historial de enfermedades vasculares (hipertensión, diabetes y nefropatía) o enfermedades trombofílicas, como el síndrome antifosfolípido tienen un mayor riesgo de desarrollar preeclampsia y eclampsia.

La condiciones con una placenta grande (gestación múltiple, embarazo molar hidatiforme) también se predisponen para la toxemia. Además, hay un componente genético, en los pacientes cuya madre o hermana tuvieron la afección, están en mayor riesgo. Las pacientes con eclampsia están en mayor riesgo de preeclampsia / eclampsia si se quedan embarazas posterioriormente.

Eclampsia en las embarazadas

Mientras que las teorías múltiples se han propuesto para explicar la preeclampsia y la eclampsia, que se produce sólo en presencia de una placenta y es resuelta por su eliminación. Los marcadores preclínicos del proceso de la enfermedad son signos del aumento de la activación plaquetaria y endotelial.

La adrenomedulina, un potente vasodilatador, se produce en cantidades disminuidas por la placenta en la preeclampsia (y por lo tanto eclampsia). Otros agentes vasoactivos están en juego incluyendo prostaciclina, tromboxano A2, óxido nítrico, y endotelinas que conducen a la vasoconstricción.

La eclampsia es vista como una forma de encefalopatía hipertensiva en el contexto de los acontecimientos patológicos que conducen a la preeclampsia. Se cree que la resistencia vascular cerebral se reduce, dando lugar a aumento del flujo sanguíneo al cerebro. Además de la función anormal del endotelio, esto conduce a edema cerebral. Normalmente un ataque eclampsia no dará lugar a daño cerebral permanente, sin embargo, la hemorragia intracraneal puede ocurrir.

La detección y tratamiento de la preeclampsia son críticos para reducir el riesgo de eclampsia. El manejo apropiado de los pacientes con preeclampsia generalmente implica el uso de sulfato de magnesio como un agente para prevenir las convulsiones e impedir la eclampsia. En este tipo de condición médica la prevención y el tratamiento son de vital importancia, como ya hemos comentado anteriormente, la eclampia puede ser mortal para algunas pacientes. Antes de quedarte embarazada es recomendable hacerte un chequeo médico completo para evaluar tu salud.