Dormir en el tercer trimestre del embarazo

El tercer trimestre es la etapa para el sueño más complicada del embarazo. Con la frecuencia de la micción, la incapacidad para estar cómoda (tu volumen aumenta, el bebé te da patadas) y el agotamiento de todo el día, muchas duturás mamás, se pasan estos tres meses luchando para mantenerse despiertas.

Muchas mujeres embarazadas sufren dolores de espalda. En muchos casos, tu ginecólogo puede recetarte algunos medicamentos para paliar el dolor. Este dolor de espalda, en muchas ocasiones, conlleva a problemas en el sueño durante el embarazo.

Estos dolores pueden estar asociados con el ablandamiento de los ligamentos de los huesos pélvicos y de las articulaciones como consecuencia de la preparación de nuestro cuerpo para el nacimiento del bebé. El peso del bebé también afecta a la postura, provocando una incomodidad al caminar, al sentarte y al dormir.

Dormir en el tercer trimestre del embarazo

Despertarte durante la noche

Aunque los estudios muestran que las mujeres se despiertan durante la noche en el inicio del embarazo, también muestran que la mayoría de las mujeres despiertan durante la noche en su tercer trimestre de embarazo aproximadamente unas tres veces. Dos tercios de las mujeres embarazadas se despiertan por la noche unas cinco o más noches por semana. Cuando te despiertas varias veces por la noche, interrumpes los necesarios ciclos de sueño.

Ronquidos

Muchas mujeres embarazadas comienzan a roncar debido a la congestión nasal, al aumento abdominal y de la presión del útero sobre el diafragma. Aproximadamente el 30% de las mujeres embarazadas ronca debido a que la inflamación de las fosas nasales, puede bloquear las vías respiratorias. El ronquido puede provocar una presión arterial alta, poniendo tanto a la madre como al feto en riesgo. Si la obstrucción es grave, puede dar lugar a una apnea del sueño. Ésta se caracteriza por una respiración ruidosa, con ronquidos y se que se corta durante los períodos de sueño.

Las mujeres embarazadas deben considerar los ronquidos como una señal de peligro, sobretodo si se combina con una severa somnolencia diurna, dolores de cabeza y piernas hinchadas. En unos estudios realizados se ha descubierto que las mujeres embarazadas que roncan tienen el doble de posibilidades de pobilidades de desarrollar hipertensión, preeclampsia y restricción del crecimiento intrauterino.

Dormir en el tercer trimestre del embarazo

Calambres en las piernas y Síndrome de Piernas Inquietas (SPI)

El 15 por ciento de las mujeres embarazadas desarrollan el síndrome de las piernas inquietas durante el tercer trimestre de embarazo. Los síntomas del síndrome de piernas inquietas son sensaciones desagradables en las piernas, los pies y las pantorrillas. Éstas sensaciones pueden interrumpir el sueño momentáneamente. Mover las piernas puede detener estos síntomas temporalmente, pero la irritación vuelve cuando la extremidad queda otra vez quieta.

Existe un estudio que pruba que las mujeres embarazadas que desarrollan el Síndrome de las piernas inquietas, tienen unas deficiencia de ácido fólico y/o de hierro antes de quedarse embarazada. La buena noticia es que el síndrome de las piernas inquietas se va con el parto.

Los calambres en los músculos inferiores de las piernas son bastante comunes en el segundo y en el tercer trimestre del embarazo. Estos espasmos dolorosos suelen aparecer por la noche y por este motivo, pueden perturbar su sueño. Creen que los calambres en las piernas están causados por un exceso de fósforo y una escasez de calcio en el sistema sanguíneo.

Consejos para dormir en el tercer trimestre del embarazo

  • Dormir sobre tu lado izquierdo, ya que permite un mejor flujo sanguíneo hacia el feto, el útero y los riñones. Evita acostarte boca arriba durante períodos prolongados de tiempo.
  • Utuliza almohadas durante el embarazo para dormir mejor.
  • Si experimentas calambres en las piernas puedes intentar evitarlos tomando refrescos y bebidas carbonatados.
  • Si comienzas a roncar, vigila tu presión arterial y proteínas con un examen de orina. Sobretodo si tienes los tobillos hinchados y dolor de cabeza.
  • Si sufres el síndrome de las piernas inquietas, habla con tu médico, puede que quiera realizarte un análisis para controlar tu deficiencia de hierro.
  • Si no puedes dormir, no te acuestes en la cama para forzarte a dormir. Levántate de la cama, despéjate con lo que te apetezca hacer, lee un libro, date una ducha caliente, etc.
  • Si notas calambres en las pierna, estíralas y flexiónalas con los pies hacia arriba. Trata de hacer estos ejercicios varias veces antes de meterte en la cama para ayudar a evitar los calambres en el futuro.