Dormir en el segundo trimestre de embarazo

Para las futuras mamás y sobretodo para las primerizas, el segundo trimestre de embarazo puede ser un verdadero alivio. Seguramente cuando planeabas quedarte embarazada no te imaginabas que esto iba a ser tan cansado. Aunque notes que tienes más energía que en los tres primeros meses de tu embarazo, es aconsejable que intentes descansar y dormir lo máximo que puedas. Has comenzado un camino en el que necesitas estar lo más descansada que puedas. Por eso debes intentar disfrutar del segundo trimestre de tu embarazo.

Las hormonas se han estabilizado y las náuseas han cesado. Muchas mujeres experimentan una disminución de sus viajes al baño. En este trimestre el útero se desplaza hacia arriba. Por ese motivo se alivia la compresión vesical causada por el crecimiento del útero que tiene lugar en el primer trimestre de embarazo.

Dormir en el segundo trimestre de embarazo

Acidez

El ardor de estómago es provocado por la dilatación del útero, la restricción del diafragma y el cambio en la respiración, ésta se hace más profunda. El desplazamiento de los intestinos y del esfínter esofágico causan un reflujo esofágico, especialmente cuando la futurá mamá duerme boca arriba.

Pesadillas

Durante el embarazo, muchas futuras mamás experimentan sueños terroríficos o pesadillas.

Te puede ser útil leer los consejos para dormir en el segundo trimestre de embarazo.

Dormir en el segundo trimestre de embarazo

Los consejos para dormir en el segundo trimestre del embarazo son los siguientes:

  • Con la finalidad de evitar la acidez, deberías intentar comer más seguido y menos cantidad. Evitar los alimentos picantes, ácidos o fritos. Si la acidez es un problema, duerme con la cabeza elevada con la ayuda de almohadas.
  • Duerme todo lo que puedas, disfruta de la tranquilidad de este trimestre.
  • Acuéstate de lado con las rodillas dobladas. Coloca almohadas entre las rodillas, debajo de tu abdomen y de la espalda. Esta postura puede aliviar la presión sobre la zona lumbar.
  • Si las pesadillas o los sueños inquietantes te preocupan, podrías hablar con un terapeuta o consejero.