Dormir en el primer trimestre del embarazo

¿Por qué las mujeres se sienten tan cansadas durante el embarazo? Hay varios factores que influyen, el dolor provocado por las náuseas, el movimiento fetal, las innumerables visitas al baño, el síndrome de piernas inquietas (RLS) que se desarrolla en algunas mujeres embarazadas, los ronquidos, las pesadillas y el insomnio.

Aunque el cansancio es normal en este momento de tu vida, te ayudamos a entender el por qué, lo que puedes esperar y lo que puedes hacer para aliviar el proceso.

Dormir en el primer trimestre del embarazo

El primer trimestre es una mezcla de emoción y sorpresas, especialmente para las embarazadas primerizas. Cada mujer se toma de una forma lo de adaptarse a los cambios mentales y físicos, algunas mujeres lo llevan muy bien y otras en cambio lo llevan fatal. A continuación te mostraremos algunas de las razones del por qué el sueño se convierte en un desafío en tu primer trimestre. Te recomendaremos una plan sobretodo si eres madre primeriza para dormir. Te enseñaremos a planificar y programar tu hora de dormir para el resto de tu vida. Dormir más te puede ayudar a que el embarazo sea una experiencia más positiva. Las madres primerizas pueden sentirse con menos energía y por ese motivo deben seguir el plan de forma más estricta.

Falta de sueño o falta de energía durante el embarazo

Curiosamente, el aumento de la progesterona, que es una de las hormonas esenciales para el mantenimiento del embarazo, puede ser una de las razones para que las mujeres embarazadas se sientan más adormiladas que antes de quedarse embarazadas. Los soporíferos (inductores del sueño) y termogénicos (que producen calor) son efectos de secreción alta de progesterona de la placenta y causan la aparición del sueño y la fatiga.

Dormir en el primer trimestre del embarazo

Durante el primer trimestre, es normal que duermas más horas, pero que tu tiempo de descanso sea más pobre debido a que te despiertas más durante la noche. Tienes un sueño menos profundo hasta que acaba el primer trimestre.

Malestar provocado por los cambios corporales

A medida que nuestro cuerpo va cambiando, es normal notar un malestar que nos puede hacer que nos sea más difícil conciliar y mantener el sueño. El dolor en el pecho puede hacerte difícil dormir boca abajo si estás acostumbrada a dormir de ese modo. Por ese motivo en el primer trimestre es importante que empieces a entrenarte para dormir sobre el lado izquierdo para mejorar el flujo de sangre y de nutrientes al feto y al útero y para ayudar a los riñones a eliminar los desechos y los líquidos. Contra antes te acostumbres a esa postura, mejor dormirás cuando tu vientre crezca.

Frecuencia urinaria

La progesterona no sólo provoca sueño a las mujeres embarazadas, esta hormona es también en parte responsable de esos constantes viajes al cuarto de baño. La progesterona provoca efectos inhibitorios sobre el músculo que utilizamos para orinar. Más tarde en el embarazo, la frecuencia urinaria será un problema conforme el útero vaya comprimiendo la vejiga y por lo tanto reduzca esta capacidad. Muchas mujeres embarazadas se levantan más de una vez durante la noche para hacer sus necesidades, por ese motivo, interrumpen sus valiosas horas de sueño.

Náuseas

Aunque desde hace tiempo conocemos estas náuseas como "náuseas matutinas", muchas mujeres embarazadas sienten náuseas durante el primer trimestre en cualquier momento. Las náuseas del embarazo son bastante comunes en las primeras doce semanas de embarazo, estas náuseas también pueden hacer que las mujeres se despierten durante la noche.

Consejos para el primer trimestre de embarazo

  • Planifica, programa y da prioridad a dormir.
  • Duerme mientras puedas.
  • Hidrátate durante el día, especialmente agua, pero reduce la cantidad de líquidos antes de acostarte.
  • Ves comiendo durante todo el día, pequeñas cantidades pero muy seguidas. Trata de comer alimentos sanos y suaves, como por ejemplo galletas, con la finalidad de evitar las náuseas.
  • Duerme sobre tu lado izquierdo para mejorar el flujo de sangre y de nutrientes al feto.
  • Puedes dejar una lucecita encendida en el cuarto de baño para no tener que encender la luz para ir al baño. De esta forma evitarás despejarte en tus continuados viajes al baño.
  • Héchate una o varias siestas durante el día si es necesario.