¿Cómo sé si estoy embarazada?

Los diez principales síntomas de estar embarazada son los siguientes:

¿Cómo sé si estoy embarazada?
  • Distensión abdominal.
  • Intensificación de la sensibilidad a los olores.
  • Náuseas o vómitos.
  • Necesidad frecuente de orinar.
  • Fatiga.
  • Senos sensibles e hinchadas.
  • La falta del periodo.
  • Implantación de sangrado.
  • Tu temperatura corporal basal se mantiene alta.
  • La prueba: una prueba casera de embarazo positiva.
¿Cómo sé si estoy embarazada?

Algunos síntomas pueden aparecer en el momento que no te viene el período o una o dos semanas más tarde. Si no tienes un seguimiento de tu ciclo menstrual o si varía mucho de un mes a otro, no podrás estar segura de cuándo esperas el período. Pero si comienzas a experimentar algunos de los siguientes síntomas - no todas las mujeres se les presentan los mismos síntomas ni se les presentan todos ellos -y te estás preguntando porque no te ha venido el periodo, es muy posible que estés embarazada. ¡Hazte una prueba de embarazo para saber la respuesta a ciencia cierta!.

Ahora te explicaremos brevemente cada unos de los síntomas que te hemos mencionado anteriormente.

Distensión abdominal

Los cambios hormonales en el embarazo temprano pueden hacer que te sientas hinchada, similar a la sensación de que algunas mujeres tienen justo antes de que les llegue el periodo. Es por eso que la ropa te puede hacer sentir más incómoda de lo habitual en la cintura, incluso desde el principio, cuando el útero es aún muy pequeño.

Intensificación de la sensibilidad a los olores

Si estás recién embarazada, no es raro que sientas rechazo al olor de un sándwich de mortadela o una taza de café, y otros aromas que pueden llegar a desencadenar un reflejo nauseoso. Aunque nadie sabe a ciencia cierta, esto puede ser un efecto secundario de la cada vez mayor cantidad de estrógeno en tu sistema. Puedes también encontrar que ciertos alimentos que te gustaban de repente te son completamente repulsivos.

Náuseas o vómitos

Para algunas mujeres, las náuseas del embarazo no empiezan hasta un mes después de la concepción, aunque para otras pueden comenzar una semana o dos antes. Y no sólo puede afectar por la mañana, sino que también pueden ser un problema de mediodía o noche. (Hay algunas afortunadas que se escapan completamente de este síntoma).

Alrededor de la mitad de las mujeres con náuseas sienten un alivio completo a principios del segundo trimestre.

Necesidad frecuente de orinar

Poco después de quedar embarazada, los cambios hormonales pueden provocar una cadena de eventos que aumentan la velocidad del flujo sanguíneo a través de tus riñones. Esto hace que la vejiga se llene más rápidamente, por lo que necesitas orinar con más frecuencia. Este síntoma puede comenzar tan pronto como a las seis semanas en tu primer trimestre.

La necesidad frecuente de orinar continuará - o se intensificará - a medida que el embarazo progresa. Tu volumen de sangre aumenta drásticamente durante el embarazo, lo que conduce a un exceso de líquido que se procesa y termina en la vejiga. El problema se complica cuando su bebé cada vez ejerce más presión sobre la vejiga.

Fatiga

Nadie sabe con seguridad qué causa la fatiga del embarazo temprano, pero es posible que como los niveles de la hormona progesterona aumentan tan rápidamente, esto puede contribuir a que aumente tu sensación sueño. (Por supuesto, las náuseas del embarazo y de tener que orinar con más frecuencia durante la noche pueden contribuir también).

Deberías comenzar a sentirte con más energía una vez alcances tu segundo trimestre, aunque por lo general vuelve a regresar al final del embarazo cuando estás llevando mucho más peso y sufres algunas molestias más que no te dejan conciliar un sueño reparador.

La depresión puede contribuir a la fatiga y el insomnio, también. Si te has sentido triste y desesperada o eres incapaz de hacer frente a tus responsabilidades diarias, o estás teniendo pensamientos de hacerte daño, llama urgentemente a tu médico.

Senos sensibles e hinchados

Uno de los primeros síntomas del embarazo es el de los pechos sensibles y doloridos causado ​por el aumento de los niveles de las hormonas. El dolor y la hinchazón puede sentirse como una versión exagerada del dolor que puedes sentir en tus pechos antes del período. Tu malestar debe disminuir de manera significativa después del primer trimestre, ya que su cuerpo se adapta a los cambios hormonales.

La falta deL periodo

Si tu periodo es por lo general bastante regular y este mes no te ha llegado a tiempo, sería recomendable hacerte una prueba de embarazo antes de que notes cualquiera de los síntomas anteriores. Pero si no eres regular o no tienes un seguimiento de tu ciclo, el dolor, las náuseas y realizar más viajes al baño puede ser una señal de embarazo antes de darte cuenta de que no te ha venido el período.

Implantación con sangrado

Antes de saber que estás embarazada puedes tener manchas de sangre que pueden durar de uno a dos días. No hay manera de saber a ciencia cierta por qué sucede esto, pero puede ser causada por el roce del óvulo fertilizado con la pared del útero - un proceso que se inicia tan sólo seis o siete días después de la fecundación.

Tu temperatura corporal basal se mantiene alta

Si te haces un seguimiento de tu temperatura basal corporal y ves que la temperatura se ha mantenido elevada durante 18 días seguidos, estás probablemente embarazada.

Y por último...

La prueba: una prueba casera de embarazo positiva

A pesar de lo que se puede leer en la caja, muchas pruebas de embarazo caseras no son lo suficientemente sensibles como para detectar de forma fiable el embarazo hasta una semana después de un período menstrual. Así que si decides hacerte una prueba antes y obtienes un resultado negativo, vuelve a intentarlo dentro de unos días.

Una vez que hayas conseguido un resultado positivo, pide una cita con tu médico. ¡Felicidades!

Resumen: En este artículo puedes encontrar la explicación de los principales síntomas de embarazo que son la distensión abdominal, la sensibilidad a los olores, las náuseas, el aumento de las ganas de orinar, la fatiga, la sensibilidad de los senos, la falta del periodo, el posible sangrado, alta temperatura corporal basal y finalmente la prueba de embarazo. Debes tener en cuenta que aunque las primeras pruebas que te hagas sangan negativas no significa que no estés embarazada.