9 semanas de embarazo

Crecimiento de tu bebé

Tu nuevo residente mide aproximadamente unos 2,5 cm. Se está empezando a parecer cada vez más humano. Las partes esenciales de su cuerpo ya tienen forma aunque aún habrá un montón de cambios en los próximos meses. Habrá otros muchos cambios: el corazón de tu bebé terminará de dividirse en cuatro cámaras, y las válvulas comenzarán a formarse, como lo hacen sus pequeños dientes. La "cola" del embrión ha desaparecido por completo. Los órganos del bebé, los músculos y los nervios están poniéndose a punto.

9 semanas de embarazo

Los órganos sexuales externos están ahí, pero no se distinguirá entre niño y niña hasta dentro de unas semanas. Sus ojos están completamente formados, pero sus párpados están cerrados y no se abrirán hasta las 27 semanas. Tiene orejas pequeñas, y su boca, nariz y fosas nasales son más evidentes. La placenta se ha desarrollado lo suficiente para hacerse cargo de la mayor parte del trabajo de la producción de hormonas. Ahora la fisiología básica del bebé es aumentar rápidamente de peso.

La cabeza constituye la mitad de la longitud total, empieza a enderezarse sobre la espina dorsal, el cuello se alarga. El bebé ha aumentado 5 veces su tamaño, 200 células han tomado posiciones y algunos músculos y nervios ya se mueven. El feto empieza a desarrollar uno de sus reflejos, el reflejo de patalear. Empezará a mover las piernas y los brazos y rebotará y saltará por las paredes del útero. Este recurso biológico nos prepara para andar.

Nota: Cada bebé se desarrolla un poco diferente - incluso en el útero. Nuestra información está diseñada para darte una idea general del desarrollo de tu bebé.

¿Cómo tu vida está cambiando?

Todavía no se te nota embarazada aunque hayas aumentado unos centímetros de cintura. Pero probablemente ya te sientes embarazada. No sólo por las náuseas y otros síntomas físicos que sacuden con fuerza tu cuerpo, sino es una sensación más emocional.

9 semanas de embarazo

Los cambios de humor son comunes ahora, es perfectamente normal sentirse alternativamente eufórica y aterrada por convertirse en madre. Trata de controlarte un poco. La mayoría de las mujeres pueden tener estas erupciones de mal humor entre las seis y las diez semanas, mejora en el segundo trimestre, y luego vuelven a aparecer como los vientos durante el embarazo hasta llegar a su fin.

¿Cuándo decirlo en el trabajo?

Algunas mujeres lo dicen en el trabajo de forma inmediata. Otras esperan un tiempo por temor a que su embarazo afecte a la forma de comportarse de su jefe o compañeros de trabajo. Muchas mujeres esperan hasta que están en su segundo trimestre, cuando el embarazo está establecido y el riesgo de aborto involuntario ha disminuido significativamente.

¿Cuál es el mejor momento para anunciarlo? Aquí hay algunos factores a considerar:

¿Tienes alguna complicación? Si es así, y tienes frecuentes visitas a tu médico o estáis muy preocupados, puedes sentirte aliviada si ya lo comunicaste a tus colegas a principios de tu embarazo.

¿Estás enferma? Si estás sufriendo constantemente náuseas o vómitos, puede que tengas que decírselo a tu supervisor. Antes de hablar con él, piensa en tus necesidades, ten claro que quieres pedirle como, más tiempo libre, un horario flexible hasta llegar a lo peor de todo...Pide lo que necesites, te aseguramos que la mayoría de las mujeres se sienten mejor al final del tercer mes.

¿Es tu trabajo extenuante o potencialmente peligroso? Por el amor que ya tienes a tu bebé y simplemente por ti misma, probablemente querrás tener un buen embarazo desde el principio. Hacer el anuncio de inmediato te permitirá hablar más libremente sobre el cambio de tus responsabilidades laborales de manera oportuna.

¿Tu supervisor y colegas te pueden servir de apoyo? Esto dependerá de tu ambiente laboral, si ya tu empresa ya ha sido afectada por los trastornos de compañeras embarazadas puedes tener ya una idea de tu relación futura con tu supervisor. Si estás segura que anunciar tu embarazo puede beneficiarte teniendo un embarazo más relajado y saludable, adelante, recuerda que los primero eres tú.

Desafortunadamente, algunos jefes no se toman muy bien en anuncio de las trabajadoras embarazadas. Si estás preocupada por su posible reacción, puedes esperarte hasta que se empiece a hacer evidente. Si tienes compañeras que han estado embarazadas en tu trabajo, también es una buena opción el hablar con ellas sobre el tema para abordar una solución lo más beneficiosa posible para ti.

Por último, debes ser consciente de tus derechos legales. Hay una ley llamada la Ley de Discriminación por Embarazo (PDA), impide que los empleadores despedir, degradar, o compensar a las mujeres embarazadas de manera diferente sólo porque están embarazadas.

¿Tienes alguna pregunta acerca de tus derechos? Para obtener asesoramiento confidencial puedes llamar a la Asociación Nacional de la Mujer Trabajadora: 900.191.010 o consultar la web www.inmujer.es.

Actividades para esta semana:

Iniciar un ritual diario para conectarte con tu bebé. Diane Sanford, una psicóloga clínica que se centra en el embarazo y el periodo de post-parto, estimula a las mujeres a dejarlo todo de lado dos veces al día durante de cinco a diez minutos para pensar en tu bebé. Justo después de despertarte y antes de irte a dormir son las horas que mejor funciona para muchas futuras mamás. En estos momentos, siéntate en silencio y con suavidad apoya las manos sobre tu vientre. Concéntrate en tu respiración y luego empieza a pensar en tu bebé (tus sueños y esperanzas, tus intenciones como madre, etc.) Es una gran manera de iniciar el proceso de unión y para ayudarte a planificar el tipo de madre que quieres ser.

Durante esta increíble época, tu cuerpo va cambiando a medida que avanza el embarazo. Tu bebé va desarrollándose semana a semana. Descubre qué cambios se producirán en tu bebé en la siguiente semana: 10 semanas de embarazo.