39 semanas de embarazo

Crecimiento de tu bebé

Tu bebé está esperando para saludar a todo el mundo. Continúa la construcción de una capa de grasa para ayudar a controlar su temperatura corporal después del nacimiento, pero lo más probable es que ya mida unos 51 centímetros y pese unos 3,2 kilos (Los niños tienden a ser ligeramente más pesados ​que las niñas). Aproximadamente tu bebé será como una sandía pequeña. Las capas externas de la piel están desprendiéndose y dejando visibles las capas inferiores.

39 semanas de embarazo

Nota: Cada bebé se desarrolla un poco diferente - incluso en el útero. Nuestra información está diseñada para darte una idea general del desarrollo de tu bebé.

¿Cómo está cambiando tu vida?

En cada una de tus visitas semanales, tu médico te hará un examen abdominal para comprobar el crecimiento del bebé y la posición. También podría hacer un examen interno para ver si tu cuello uterino ha iniciado la maduración: ablandamiento, adelgazamiento modesto y dilatación (apertura). Pero incluso con esta información, todavía no hay manera de predecir con exactitud cuándo llegará tu bebé. Si sales de cuentas y todavía no has dado a luz, tu médico te dará una cita para hacerte la prueba del feto (por lo general un sonograma) que se realiza después de las 40 semanas para comprobar que es seguro continuar con el embarazo. La mayoría de los profesionales se decantan por inducir el parto cuando te pasas entre una y dos semanas, o antes si hay una indicación de riesgo.

Mientras esperas, es importante que sigas prestando atención a los movimientos de tu bebé y avisa a tu médico inmediatamente si te parece que estan disminuyendo. Tu bebé debe permanecer activo hasta el momento del parto, y una desaceleración notable en la actividad podría ser un signo de un problema. Asimismo, avisa al médico si piensas que has roto aguas. A veces cuando rompes aguas cae un gran chorro de líquido, pero a veces sólo hay un pequeño chorro o un goteo lento. (No trates de hacer el diagnóstico tú misma. Llama aunque sólo sospeches que tienes una fuga). Si se rompen aguas y no se inician las contracciones, te las inducirán.

39 semanas de embarazo

¿Cómo cambia tu cuerpo después del parto?

Incluso si tu parto es rápido y fácil, necesitarás algún tiempo para que puedas sentir tu viejo yo de nuevo. Puede ser difícil, pero trata de recordar que has necesitado nueve meses para llegar hasta aquí, así que no te vas a recuperar - emocional o físicamente - durante la noche.

Qué esperar de tu cuerpo:

Vas a empezar a perder peso de inmediato. Aunque probablemente no vas a volver a tu peso anterior al embarazo durante un tiempo. A pesar de que necesites un tiempo para que tu cuerpo recupere su forma antes del embarazo - el vientre de embarazada puede necesitar más tiempo- a finales de la primera semana, es probable que ya hayas perdido bastante peso, casi todo agua.

Pérdida del flujo loquios. Después de que nazca tu bebé, las células que forman el revestimiento del útero comienza a desprenderse. Esto da como resultado una descarga llamada loquios que dura semanas. Al principio, esta descarga se mezcla con la sangre, por lo que aparece de color rojo brillante y menstrual- luego poco a poco se vuelve más clara de color, finalmente cambiando a blanco o amarillo antes de que se detenga.

Tus emociones estarán en proceso de cambio. Dentro de la primera o segunda semana de dar a luz, muchas madres primerizas experimentan los "cambios de humor". Puede que te encuentres de mal humor y ganas de llorar, exhausta, incapaz de dormir, o te sientas atrapada o ansiosa. Tu apetito puede cambiar también - es posible que desees comer más o menos. La buena noticia es que este trastorno emocional, por lo general se pasa después de las dos a las tres primeras semanas de dar a luz.

Llama a tu médico si:

Tienes signos de sangrado vaginal anormal, como por ejemplo usar más de una compresa sanitaria en una hora, coágulos de sangre más grandes que una pelota de golf, o sangrado de color rojo brillante que se produce cuatro días o más después de dar a luz. Puedes tener lo que se llama una hemorragia post-parto tardío. (Nota:. Llama a Urgencias si estás sangrando profusamente o si tienes cualquier signo de shock, incluyendo mareo, debilidad, latidos rápidos del corazón o palpitaciones, respiración rápida o superficial, piel sudorosa, agitación o confusión).

Si tienes signos de infección, que pueden incluir fiebre, dolor abdominal bajo o flujo vaginal con mal olor (signos de endometritis), dificultad para orinar, dolor al orinar, orina turbia o con sangre (signos de una infección del tracto urinario), enrojecimiento, sensibilidad, secreción o inflamación alrededor del sitio de la herida (como por ejemplo la incisión de la cesárea, la episiotomía o la laceración), dolor, endurecimiento y rojez, por lo general sólo en un pecho y fiebre, escalofríos, dolores musculares o fatiga, y posiblemente un dolor de cabeza (síntomas de la mastitis, una infección del pecho).

Si tienes síntomas de depresión posparto, tales como no poder dormir, incluso cuando el bebé duerme, tener pensamientos de hacer daño a tu hijo, llorar todo el día durante varios días seguidos, o tener ataques de pánico.

Cómo recupararse más rápidamente:

Descansa lo más que puedas, y haz un esfuerzo para dormir cuando el bebé duerme. Esto puede ser un consejo difícil de seguir, especialmente durante el día, pero realmente ayuda.

Limita los visitantes y el tiempo que pasaa con ellos. Considera la posibilidad de desconectar el teléfono y poner un mensaje en tu puerta, facebook, whatsapp, etc. de: "estamos durmiendo la siesta" con el fin de que nadie os moleste.

Come una dieta bien equilibrada y toma líquidos en abundancia. Evita la cafeína, el alcohol y bebidas gaseosas azucaradas. Acepta todas las ofertas de ayuda a cocinar, limpiar, cuidado de los niños, hacer recados, y similares. Si no estás recibiendo ofertas, pide ayuda. Es difícil, pero confía en nosotros, tus amigos y familiares quieren ayudarte. Si no puedes obtener ayuda gratis, considera contratar a una ayudante, señora de la limpieza, u otras ayudas que pueden darte un descanso.

No te aísles. Hablar con amigos, parientes y otras mamás acerca de tu experiencia del nacimiento y la vida con un recién nacido puede ayudar a lidiar las dificultades del momento.

Actividad para esta semana

Si estás planeando dar el pecho y no has comprado sujetadores de lactancia, ahora es el momento. Llévatelos al hospital - que te darán una mayor comodidad y sujección. Tus pechos son probablemente mucho más grande ahora que antes del embarazo, y probablemente van a aumentar una o dos tallas más, mientras estás amamantando a tu bebé. Mientras estás de compras, aprovecha y compra también unas almohadillas para meter dentro de tu sujetador y absorber las pérdidas. Algunas están esterilizadas o llevan un ungüento de lanolina para pezones sensibles. (Evita la lanolina, si eres alérgica a la lana).

Durante esta increíble época, tu cuerpo va cambiando a medida que avanza el embarazo. Tu bebé va desarrollándose semana a semana. Descubre qué cambios se producirán en tu bebé en la siguiente semana: 40 semanas de embarazo.