38 semanas de embarazo

Crecimiento de tu bebé

Tu bebé realmente se ha engordado. Ya es como un puerro de largo. En esta semana tu bebé mide entre 48 y 51 cm y pesa entre 2,7 y 3,4 kilos. Sus órganos han madurado y están listos para la vida fuera del útero.

¿Te preguntas de qué color serán los ojos de tu bebé? Puedes no ser capaz de decirlo de inmediato. Si tu bebé ha nacido con los ojos marrones, es probable que permanezcan marrones.

38 semanas de embarazo

Si ha nacido con los ojos grises acero o azules oscuros, pueden permanecer de color gris o azul, o cambien a color avellana, verde o café en el momento que tenga 9 meses de edad. Eso es porque el iris de un niño (la parte coloreada del ojo) puede tener más pigmento en los meses después de que nazca, pero por lo general no los tendrá "más claros", o más azules de lo que ves ahora. Los ojos marrones tienen más pigmento que los ojos grises o azules.

Nota: Cada bebé se desarrolla un poco diferente - incluso en el útero. Nuestra información está diseñada para darte una idea general del desarrollo de tu bebé.

¿Cómo está cambiando tu vida?

Para muchas mujeres, las próximas dos semanas se convierten en una larga espera. Aprovecha este tiempo para preparar el cuarto del bebé o para ocuparte de tareas necesarias que no podrás realizar durante un tiempo después del nacimiento. Duerme siestas, ponte al día con tu lectura y pasa tiempo sin interrupciones con tu pareja mientras puedas.

38 semanas de embarazo

Un poco de hinchazón en los pies y los tobillos es normal durante las últimas semanas, pero llama a tu médico sin demora si notas hinchazón excesiva o repentina de tus pies o tobillos, más que una ligera hinchazón de las manos, cualquier hinchazón en la cara o alrededor de tus ojos, o tienes un aumento repentino de peso. También tienes que avisar de inmediato si tienes dolores de cabeza severos o persistentes, cambios en la visión (como visión doble o borrosa, ver puntos o luces centelleantes, sensibilidad a la luz o una pérdida temporal de la visión), intenso dolor abdominal superior o sensibilidad, o náuseas y vómitos. Estos son síntomas de una afección grave llamada preeclampsia.

Preparación para la lactancia

¿Por qué la lactancia materna es considerada como la mejor manera de alimentar a un bebé?

La leche materna es el alimento más perfecto de la naturaleza para los bebés. Posee los tipos de proteínas, carbohidratos y grasas, junto con casi todas las vitaminas y minerales que el bebé necesita durante los primeros seis meses de vida. Docenas de estudios han confirmado los beneficios de la lactancia materna y no se deja de investigar sobre el tema. He aquí un vistazo a algunos de los aspectos más destacados. La lactancia materna puede:

  • Ayudar a proteger a su bebé de la diarrea, problemas respiratorios e infecciones del oído.
  • Reducir el riesgo de tu bebé para las alergias, leucemia y la obesidad posiblemente.
  • Reducir tu nivel de estrés y el riesgo de cáncer de mama.

¿Qué puedo hacer para prepararme para la lactancia?

Para el éxito de la lactancia materna debes leer acerca de cómo amamantar y aprender a dónde acudir para obtener ayuda si las cosas se complican. Aquí hay cuatro cosas importantes que saber:

  • Insistir en tener contacto piel con piel inmediatamente después del nacimiento con tu bebé (a menos que cualquiera de los dos tenga una complicación médica) para que puedas comenzar la lactancia tan pronto como sea posible. Si te hacen una cesárea, pide que te traigan al bebé a la sala de recuperación tan pronto como terminen con los puntos.
  • Si tienes dificultades para amamantar a tu hijo pide ayuda, no estás sola. Obtén ayuda temprana mientras todavía estás en el hospital. Asegúrate de conseguir llevar a cabo la lactancia antes de irte a casa.
  • Alimenta a tu recién nacido con frecuencia - de ocho a 12 veces cada 24 horas. Y a menos que sea médicamente necesario, tu bebé no debe recibir nada más que la leche materna hasta que la lactancia está bien establecida (para las primeras semanas por lo menos).

¿Te puede doler dar de amamantar a tu bebé?

El hecho de que la lactancia materna es la forma más natural de alimentar a tu bebé no quiere decir que siempre sea fácil. Para muchas mujeres, la lactancia materna puede ser incómoda o incluso dolorosa al principio. No sufras en silencio. El dolor es a menudo una indicación de que tu bebé no está conectado a tu pecho correctamente. Su boca debe cubrir una gran parte de la areola (la piel pigmentada alrededor del pezón). El pezón debe estar muy atrás en la boca del bebé.

Si duele después de las primeras succiones del bebé, interrumpe la succión introduciendo el dedo meñique entre las encías de tu bebé y tu pezón - y vuelve a intentarlo hasta que encuentre una posición que sea menos dolorosa. Habla con un especialista en lactancia antes de salir del hospital para asegurarte que tu bebé se engancha al pecho correctamente. Si st hospital no proporciona apoyo a la lactancia o tienes dificultades después de salir del hospital, puede ponerte en contacto con diferentes centros para obtener ayuda.

Algunas mujeres se sienten cómodas dado el pecho a su bebé en público, mientras que otras no. Si estás preocupada por eso, lleva una chaqueta o una manta extra contigo cuando sales con tu bebé. De esta manera, si necesitas amamantarlo mientras estás fuera, la puedes colocar sobre tu hombro y la cabeza del bebé para tener privacidad.

Actividad para esta semana

Comienza a leer sobre el cuidado del bebé. Si no lo has hecho, ahora es el momento perfecto para cambiar la lectura de los engranajes del embarazo al cuidado del bebé. No tendrás tanto tiempo para leer después del nacimiento del bebé, así que aprende todo lo que puedas acerca de las primeras semanas.

Durante esta increíble época, tu cuerpo va cambiando a medida que avanza el embarazo. Tu bebé va desarrollándose semana a semana. Descubre qué cambios se producirán en tu bebé en la siguiente semana: 39 semanas 39 de embarazo.