35 semanas de embarazo

Crecimiento de tu bebé

Tu bebé ya no tiene mucho espacio para moverse, es aproximadamente del tamaño de un melón mediano. Mideunos 46 cm y pesa unos 2,3 Kg. Debido a que no está tan cómodo en tu vientre, es probable que no sean movimentos bruscos, pero esto no significa que deba menguar la frecuencia de movimiento. Sus riñones están ahora completamente desarrollados, y su hígado puede procesar algunos productos de desecho. La mayor parte de su desarrollo físico básico ya está completo - en las próximas semanas, nos cabe esperar un aumento de peso.

35 semanas de embarazo

Nota: Cada bebé se desarrolla un poco diferente - incluso en el útero. Nuestra información está diseñada para darte una idea general del desarrollo de tu bebé.

¿Cómo tu vida está cambiando?

El útero, que normalmente quedaba escondido por completo dentro de tu pelvis, ahora llega hasta debajo de tus costillas. Si pudieras mirar dentro de tu vientre, verías que no hay mucho líquido amniótico que rodea a u bebé. Tu útero está desplazando tus órganos internos, por lo que es probable que tengas que orinar con más frecuencia y hacer frente a la acidez y otros problemas gastrointestinales. Si no estás lidiando con estas molestias, eres una de las pocas afortunadas.

De aquí en adelante, comenzarás a ver a tu médico todas las semanas. En algún momento entre ahora y la semana 37 semana, te van a hacer un cultivo vaginal y rectal para comprobar si hay una bacteria llamada estreptococo del grupo B (SGB). No te preocupes, el algodón es del tamaño de un bastoncillo de algodón ordinario, y no te hará ningún daño en absoluto. El SGB suele ser inofensiva en los adultos, pero si lo tienes y lo transmites a tu bebé durante el parto, puede causar complicaciones graves, como neumonía, meningitis o una infección sanguínea. Debido a que entre el 10 y el 30 por ciento de las mujeres embarazadas tienen la bacteria y no lo saben, es vital hacer la prueba. Las bacterias van y vienen por su propia cuenta, es por eso que no te lo detectaron al inicio del embarazo. Si eres una portadora de SGB, te darán antibióticos por vía intravenosa durante el parto, que en gran medida reduce el riesgo de infección del bebé.

35 semanas de embarazo

Es un buen momento para crear un plan de parto. Utilizar un formulario te ayudará a centrarte en aspectos específicos, como quién va a estar presente, qué técnicas de gestión del dolor deseas probar y donde quieres que tu bebé permanezca después del parto. Es un punto de partida para hablar de tus preferencias con tu equipo médico, pero está bien pensarlas de antemano y exponerlas y compartir tus preferencias con tu médico. Esto te ayuda a reducir tu ansiedad durante el parto.

Preguntas sobre al llegar al hospital

¿Cómo puedo prepararme para mi llegada al hospital?

Mucho antes del momento del parto, tu pareja y tú deberíais trazar la ruta más directa al hospital o centro de maternidad. Averigua dónde aparcar, teniendo en cuenta que vais a dejar vuestro coche durante al menos 24 horas. Pregunta al personal del hospital por donde debes entrar si llegas después de determinadas horas. La mayoría de los hospitales ofrecen recorridos por la planta de obstetricia en los horarios establecidos. Aprovechando estos viajes te dará la oportunidad de hacer una prueba antes del gran día.

¿Qué debo hacer cuando llego al hospital?

Si te has registrado previamente, debes seguir las instrucciones que te han dado, lo que probablemente incluyen breezing justo al lado de la recepción e ir directamente a la sala de maternidad. Si no estás registrada previamente, es probable que puedas ir directamente a la sala de maternidad mientra tu marido rellena tu registro. Por lo general hay un mostrador de registro en la entrada. El personal te ayudará a lidiar con todo el papeleo necesario.

Una enfermera te conducirá directamente a la sala de partos. Si no está claro que estés de parto, lo más probable es que te lleven a una sala de examen en primer lugar. Tu médico te examinará para ver si estás lista para ser ingresada.

La enfermera te pedirá una muestra de orina y tienes que cambiarte de ropa. Entonces revisará tus signos vitales y preguntará cuando comenzaron las contracciones y cada cuanto las tienes, si has roto aguas, y si has tenido algún tipo de sangrado vaginal. También querrá saber si tu bebé ha estado en movimiento, si recientemente has comido o bebido algo, y cómo estás lidiando con el dolor.

Tu médico va a revisar la frecuencia y duración de las contracciones, así como la tasa cardiaca de tu bebé. Luego se va a realizar un examen abdominal y vaginal. Si parece que no estás de parto es probable que te envíe a casa hasta que estés preparada.

¿Qué pasará una vez que me digan que estoy de parto?

La enfermera o el médico pueden preguntarte si tienes un plan de parto. Incluso si no tienes un plan escrito, es bueno compartir tus necesidades y preferencias con el personal, incluyendo tus sentimientos sobre el uso de medicamentos para el dolor durante el parto.

Te extraerán sangre (para saber tu tipo de sangre, entre otras cosas) y te pondrán una vía intravenosa. Definitivamente, necesitarás una vía intravenosa para que te pongan los antibióticos si el resultado es positivo del estreptococo del grupo B, para la hidratación si no puedes beber líquidos, si quieres que te pongan una espinal o epidural, si necesitas la oxitocina (Pitocin), o si tienes problemas de salud o complicaciones durante el parto.

La enfermera o el médico están para ayudarte y orientarte. No seas tímida acerca de cómo solicitar las cosas que puedas necesitar, como una mecedora, una toalla fresca, o una manta, o pedir preguntar cualquier duda pendiente que puedas tener. Y si vamos a tener monitoreo fetal electrónico continuo y estás interesada ​en saber cómo funciona, píde que te expliquen qué líneas muestran tus contracciones y cuales muestran el latido del corazón del bebé.

Habla con tu médico acerca de preregistrarte en el hospital. Si preparas el papeleo ahora, no tendrás que preocuparte de nada el gran día.

Actividad para esta semana: Compra comida para después del nacimiento del bebé. Cuando cocines, comienza a duplicar las cantidades y congela la mitad. Tu pareja y tú estaréis demasiado cansados para cocinar en las primeras semanas después de llevar a vuestro bebé a casa y te alegrarás de tener comidas saludables que puedas calentar rápido. Si no cocinas, ves por el barrio y coge folletos de comida preparada para llevar. Vas a estar agradecida por todas las opciones a tu alcance.

Durante esta increíble época, tu cuerpo va cambiando a medida que avanza el embarazo. Tu bebé va desarrollándose semana a semana. Descubre qué cambios se producirán en tu bebé en la siguiente semana: 36 semanas de embarazo.