28 semanas de embarazo

Crecimiento del bebé

En esta semana, tu bebé ya es aproximadamente del tamaño de una berenjena, mide casi 38 cm y pesa un kilo. Puede abrir y cerrar los ojos. Con su visión en desarrollo, puede ser capaz de ver la luz que se filtra a través de tu vientre. También está en pleno desarrollo de miles de millones de neuronas en su cerebro. Se está acumilando grasa en su cuerpo en preparación para la vida en el mundo exterior.

Nota: Cada bebé se desarrolla un poco diferente - incluso en el útero. Nuestra información está diseñada para darte una idea general del desarrollo de tu bebé.

28 semanas de embarazo

¿Cómo tu vida está cambiando?

¡Ya estás en la recta final! El tercer y último trimestre comienza esta semana. En este punto, es probable que visites a tu médico cada dos semanas. Luego, a las 36 semanas, se cambiará a visitas semanales. Dependiendo de tus factores de riesgo, tu médico podría recomendar repetir los análisis de sangre para el VIH y la sífilis ahora, así como hacer cultivos para la clamidia y la gonorrea, para estar seguros de tu estado antes del parto. Además, si el resultado de la prueba de tu control de glucosa fue alto y aún no has tenido pruebas de seguimiento, pronto se te realizará la prueba de la glucosa de 3 horas de tolerancia.

Y si el análisis de sangre hecho en tu primera visita prenatal mostró que eres Rh negativa, obtendrás una inyección de inmunoglobulina Rh para evitar que tu cuerpo desarrolle anticuerpos que podrían atacar la sangre de tu bebé. Si tu bebé es Rh positivo, recibirás otra inyección de inmunoglobulina Rh después del parto.

En esta época, algunas mujeres sienten un desagradable "hormigueo" una sensación en tus piernas y un impulso irresistible de moverlas y al mismo tiempo tratando de relajarlas o dormir. Si esta sensación desaparece o se alivia, al menos temporalmente cuando las mueves, es lo que se conoce como el síndrome de piernas inquietas (SPI). Nadie sabe a ciencia cierta qué causa el SPI, pero es relativamente común entre las mujeres embarazadas. Trata de estirar o dar masajes en las piernas, y reducir el consumo de cafeína, lo cual puede empeorar los síntomas. Pregúntale a tu médico si te debes tratar con suplementos de hierro, que a veces puede aliviar el SPI.

28 semanas de embarazo

La preeclampsia

La preeclampsia es un trastorno complejo que afecta del 3 a 8 por ciento de las mujeres embarazadas. Una mujer es diagnosticada con preeclampsia si tiene presión arterial alta y proteína en la orina después de 20 semanas de embarazo. La mayoría de las mujeres que tienen preeclampsia la pueden desarrollar (una versión ligera) cerca de su fecha de parto, y tanto ellas como sus hijos deben ser atendidos con el cuidado adecuado. Pero cuando la preeclampsia es grave, puede afectar a muchos órganos y causar graves o incluso mortales problemas. La única manera de mejorar tu salud es cuando des a luz a tu bebé.

¿Cuáles son los síntomas de la preeclampsia?

La preeclampsia puede aparecer de repente, así que es muy importante ser consciente de los síntomas. Llama a tu médico de inmediato si notas cualquiera de estas señales de advertencia:

  • Hinchazón en la cara o hinchazón alrededor de los ojos, algo más que una ligera hinchazón de las manos, o hinchazón excesiva o repentina de tus pies o tobillos. Aumento de peso rápido en una semana.
  • Dolor de cabeza intenso o persistente.
  • Los cambios de visión, incluyendo visión doble, visión borrosa, ver puntos o luces intermitentes, la sensibilidad a la luz, o la pérdida temporal de la visión.
  • Intenso dolor o sensibilidad en la parte superior del abdomen.
  • Náuseas y vómitos.

La preeclampsia puede ocurrir sin síntomas evidentes, sobre todo en las primeras etapas, y algunos de los síntomas pueden parecer molestias del embarazo normal. Así que es posible que no sepas que la tienes hasta que se descubre en una visita prenatal de rutina. Esta es una de las razones por las que es tan importante que no olvides tus citas.

¿Qué me hace tener alto riesgo de preeclampsia?

Es más común contraer la preeclampsia, por primera vez, durante el primer embarazo. Sin embargo, una vez has tenido preeclampsia, es más probable que se te desarrolle de nuevo en embarazos posteriores. Otros factores de riesgo incluyen:

  • Tener hipertensión crónica.
  • Contar con ciertos trastornos de la coagulación de la sangre, diabetes, enfermedad renal, o una enfermedad autoinmune como el lupus.
  • Tener un pariente cercano (madre, hermana, abuela o una tía, por ejemplo) que hayan tenido preeclampsia.
  • La obesidad o sobrepeso (tener un índice de masa corporal de 30 o más).
  • Estar embarazada de dos o más bebés.
  • Ser menor de 20 años o mayores de 40 años.

¿Hay alguna manera de evitar la preeclampsia?

Nadie sabe a ciencia cierta cómo prevenir la preeclampsia, aunque hay una gran cantidad de investigaciones en curso en este área. Un número de estudios han investigado si tomar suplementos de calcio, vitaminas, o una dosis baja de aspirina puede ayudar, pero los resultados han sido contradictorios. Por ahora, lo mejor que puedes hacer es conseguir un buen cuidado prenatal y mantener todas tus citas prenatales. En cada visita a tu profesional médico te medirá la presión arterial y un examen de orina para estudiar la proteína. También es importante ser conscientes de las señales de advertencia de preeclampsia de modo que puedas alertar a tu médico y recibir tratamiento tan pronto como sea posible.

Actividad para esta semana: Elige un pediatra para tu bebé. Obtén los nombres de los pediatras o médicos de familia de amigos, compañeros de trabajo, vecinos o de tu médico del embarazo. Asegúrate de que el el pediatra en cuestión trabaje con tu mutua en caso que tengas, o tenga un horario compatible con tu horario, y esté ubicado en una oficina que sea conveniente para ti. Si es posible, programa una entrevista con los principales candidatos. Si te parece demasiado pronto para estar pensando en esto, piensa que tu bebé tendrá que visitarse poco después de nacer.

Durante esta increíble época, tu cuerpo va cambiando a medida que avanza el embarazo. Tu bebé va desarrollándose semana a semana. Descubre qué cambios se producirán en tu bebé en la siguiente semana: 29 semanas de embarazo.