24 semanas de embarazo

Crecimiento del bebé

Tu bebé está creciendo de manera constante, ahora es como una mazorca de maíz de longitud, tiene un cuerpo muy delgado pero pronto comenzará a llenarlo de grasa y a engordarse. Mide unos 30,5 cm y pesa unos 600 gramos. Su cerebro también está creciendo rápidamente ahora, y sus papilas gustativas se están desarrollando. Sus pulmones se están formando, al igual que las vías respiratorias, así como las células que producen surfactante, una sustancia que va a ayudar a sus pulmones a inflarse una vez que salga al mundo exterior. Su piel todavía es fina y transparente, pero ésto empezará a cambiar pronto.

24 semanas de embarazo

Nota: Cada bebé se desarrolla un poco diferente - incluso en el útero. Nuestra información está diseñada para darte una idea general del desarrollo de tu bebé.

¿Cómo tu vida está cambiando?

En las últimas semanas, la parte superior de tu útero ha aumentado por encima de tu ombligo y ahora es aproximadamente del tamaño de una pelota de fútbol. La mayoría de las mujeres tienen una prueba de detección de la glucosa (también llamada prueba de tolerancia a la glucosa o GCT) a las 28 semanas. Este examen se hace para detectar la diabetes gestacional, una prueba que detecta el azúcar en sangre de las mujeres embarazas.

La diabetes no tratada aumenta el riesgo de tener un parto vaginal difícil o necesitar una cesárea, ya que hace que el bebé sea demasiado grande, sobre todo en la parte superior del cuerpo. También aumenta las probabilidades de que tu bebé tenga otras complicaciones como azúcar en la sangre inmediatamente después del nacimiento. Un resultado positivo en el TCG no significa que tengas diabetes gestacional, pero sí significa que tendrás que hacerte la prueba de tolerancia a la glucosa (GTT) para saberlo a ciencia cierta.

Finalmente, si no sabes cómo detectar las señales del parto prematuro, ahora es el momento para aprender. Ponte en contacto con tu médico inmediatamente si notas alguno de los síntomas mencionados a continuación.

24 semanas de embarazo

Parto prematuro

Más del 12 por ciento de los bebés en los Estados Unidos nacen prematuramente (antes de las 37 semanas). Alrededor de una cuarta parte de estos nacimientos son intencionados, lo que significa que el equipo médico decide inducir el parto temprano o realizar una cesárea debido a una condición médica seria, como la preeclampsia severa o empeoramiento o porque el bebé ha dejado de crecer. El resto son conocidos como los partos prematuros espontáneos. Puedes terminar teniendo un parto prematuro espontáneo, si antes de las 37 semanas de embarazo, se rompe la bolsa del líquido amniótico, o el cuello del útero se dilata sin contracciones.

Si bien hay algunos factores de riesgo conocidos para el parto prematuro, como tener ciertas infecciones del tracto genital, los problemas de la placenta, o insuficiencia cervical, en muchos casos no se sabe lo que hace que una mujer de a luz antes de plazo. Así que es importante para todas las mujeres embarazadas aprender los signos de parto prematuro y qué hacer si te pasa.

¿Cuáles son las señales del parto prematuro?

Llama a tu médico de inmediato si tienes alguno de los siguientes síntomas antes de 37 semanas:

  • Un aumento en el flujo vaginal.
  • Un cambio en el tipo de flujo - si se torna acuoso, mucoso o sanguinolento (incluso si es de color rosa o simplemente teñido de sangre).
  • Cualquier sangrado vaginal o manchado.
  • Dolor abdominal, cólicos menstruales, igual o más de cuatro contracciones en una hora (incluso si no duelen).
  • Un aumento de la presión del área pélvica (la sensación de que tu bebé está empujando hacia abajo).
  • Dolor en la parte baja de la espalda, sobre todo si antes no tenías dolor de espalda.

Estos síntomas pueden ser confusos, porque algunos de ellos, tales como presión en la pelvis o dolor de espalda, se producen durante el embarazo normal también, y las contracciones tempranas también pueden ser inofensivas contracciones llamadas de Braxton Hicks. Pero siempre es mejor prevenir que curar, por lo que llama a tu médico de inmediato experimentas cualquier cosa inusual.

¿Qué debo hacer si creo que voy a tener un parto prematuro?

Si tienes síntomas de parto prematuro o crees que estás perdiendo líquido amniótico, llama a tu médico, quien probablemente tendrá que ir al hospital para una evaluación adicional. Una vez allí, el equipo médico hará un seguimiento de tus contracciones, vigilarán el ritmo cardiaco de tu bebé, y te harán un examen de orina para detectar signos de infección. Un médico te hará un examen con un espéculo para ver si tus membranas se han roto. Podrían sacar una muestra de tu cérvix y vagina y enviarla al laboratorio para comprobar si hay una infección y hacer la prueba de fibronectina fetal (fFN). Esta prueba analiza el flujo cervical y vaginal para detectar la presencia de una proteína que ayuda a enlazar el saco amniótico para el recubrimiento de tu útero. Si entre las 24 y 34 semanas, los niveles de fFN son elevados quiere decir que este "pegamento" se desintegra antes de lo previsto (debido a las contracciones o lesiones en el saco amniótico). Un resultado negativo significa que es muy poco probable que vayas a dar a luz en la próxima semana o dos semanas.

¿Mi bebé va a estar bien si nace antes de tiempo?

Cuanto más se acerque tu bebé al momento de dar a luz tiene más posibilidades de sobrevivir y es menos probable que tenga problemas de salud. Los bebés prematuros nacidos entre las 34 y 37 semanas de embarazo generalmente lo hacen muy bien, aunque todavía están en mayor riesgo de problemas a corto y largo plazo en comparación con los bebés nacidos en su momento. En el otro extremo del continuo se encuentran los bebés que son extremadamente prematuros: Actualmente, algunos bebés que nacen antes de 24 semanas (o incluso un poco antes) pueden sobrevivir gracias a los avances en la atención neonatal, pero estos recién nacidos extremadamente prematuros requieren importantes intervenciones médicas y se mantienen mucho tiempo en unidades de cuidados intensivos neonatales (UCIN), y los sobrevivientes a menudo tienen graves problemas a largo plazo.

Lo mejor que puedes hacer para reducir tu riesgo de parto prematuro es evitar los peligros conocidos a tu bebé, como fumar, beber, y el uso ilícito de drogas. Comer una dieta nutritiva, mantener todas tus citas prenatales, y reportar cualquier síntoma o problema con tu médico inmediatamente.

Actividad para esta semana: Hacer frente a tus proyectos de mejoras para el hogar. Siéntate con tu pareja y haced un balance de las cosas que te gustaría cambiar en torno a la casa antes de que llegue a tu pequeño. Luego deja que tu pareja se encargue. (no debes exponerte a productos químicos o subirte a una escalera) Algunas de las cosas de la lista podrían ser:

  • Instala o verifica los detectores de humo, tener un extintor en cada piso de tu casa, y planificar una ruta de escape de incendios.
  • Arreglar o quitar cualquier mueble roto o partido.
  • Pintar la habitación del bebé, cuelga barras de cortina, monta muebles nuevos.

Durante esta increíble época, tu cuerpo va cambiando a medida que avanza el embarazo. Tu bebé va desarrollándose semana a semana. Descubre qué cambios se producirán en tu bebé en la siguiente semana: 23 semanas de embarazo.