20 semanas de embarazo

Crecimiento del bebé

Tu bebé mide unos 25,5 centímetros de la cabeza a los pies, aproximadamente la longitud de un plátano grande. A partir de ahora empezará a ser dificultoso medir al bebé ya que está acurrucado, hasta ahora le medíamos desde la cabeza a los pies y después de la semana 20 lo mediremos desde los pies a la cabeza.

20 semanas de embarazo

Su sistema digestivo está empezando a trabajar a pleno rendimiento. También se está produciendo el líquido amniótico meconial, es un líquido negro y pegajoso, un subproducto de la digestión. Esta sustancia pegajosa se acumula en sus entrañas, y puede ser que lo veas depositado en su primer pañal, auque muchos bebés lo expulsan en el útero o durante el parto.

Nota: Cada bebé se desarrolla un poco diferente - incluso en el útero. Nuestra información está diseñada para darte una idea general del desarrollo de tu bebé.

¿Cómo tu vida está cambiando?

¡Felicidades! Ya estás en la mitad de tu embarazo. La parte superior del útero está a la altura de tu ombligo. Y habrás ganado unos kilos y aún seguirás ganando. Dependiendo si empezaste el embarazo con sobrepeso, en tu peso ideal o por debajo de tu peso, deberás ganar más o menos peso. Asegúrate de que estás recibiendo suficiente hierro, un mineral que se usa principalmente para hacer la hemoglobina (la parte de los glóbulos rojos que transporta el oxígeno).

Durante el embarazo, tu cuerpo necesita más hierro para continuar con la expansión del volumen sanguíneo, tanto para tu bebé que está creciendo como para la placenta. La carne roja es una de las mejores fuentes de hierro para las mujeres embarazadas. Las aves de corral (especialmente la carne oscura), también contiene hierro. Algunas opciones comunes no cárnicas que son fuente de hierro son las legumbres, la soja, las espinacas, las ciruelas, las pasas y los cereales enriquecidos con hierro.

20 semanas de embarazo

Si aún no te has apuntado a una clase de preparación para el parto, es posible que desees ver una para ver si te animas. Una clase estructurada te ayudará a prepararos (tanto tu pareja como tú) para los rigores del parto. La mayoría de los hospitales y centros de maternidad ofrecen clases, ya sea como reuniones semanales o como una sola cita, de un día de sesión. Muchas comunidades cuentan con instructores independientes también. Pregunta a tus amigos, familiares o cuidadores para obtener recomendaciones.

Dormir bien en el embarazo

Es posible que te sea más difícil dormir por la noche, a medida que avanza el embarazo, gracias a algunos cambios obvios y no tan obvios, que tienen lugar en tu cuerpo. Puedes sorprenderte al descubrir que:

  • Comienzas a roncar por primera vez en tu vida, gracias en parte a más estrógeno, lo que contribuye a la inflamación de las membranas mucosas que recubren la nariz e incluso puede hacer que esto haga que produzcas más mucosidad. ¿Qué hacer? Dormir de lado y elevar ligeramente la cabeza.
  • La acidez y la indigestión puede ser extraordinariamente incómoda cuando te acuestas en la cama. ¿Qué hacer? Evita los alimentos que desencadenan la acidez estomacal, tardas dos o tres horas en digerir una comida antes de irte a la cama, y ​trata de dormir semi-sentada en un sillón cómodo o con almohadas extra en tu espalda.
  • Los calambres en las piernas te puedes despertar de un sueño profundo. ¿Qué hacer? Para que se te pase el calambre, estira la pierna y fexiona tu pie, inclinando tus dedos hacia tu espinilla. Intenta caminar unos minutos por la casa.
  • Das vueltas en la cama toda la noche tratando de encontrar una posición cómoda para dormir. ¿Qué hacer? Acuéstate de lado con las rodillas flexionadas y una almohada entre las piernas. Para mayor comodidad y apoyo, pon otras almohadas debajo de tu vientre y la espalda. También puedes usar una almohada de maternidad con el cuerpo contorneado.
  • Tienes calor y sudas de golpe en el medio de la noche. Es común que las mujeres embarazadas sientan un poco más calor que antes, gracias a los habituales cambios en su metabolismo, hormonas, y el peso. ¿Qué hacer? Mantén tu habitación fresca. Ten unas zapatillas y una bata a mano para aquellos viajes nocturnos al baño.
  • Levantarse de la cama cuesta más que nunca. ¿Qué hacer? gira hacia tu lado de modo que estés mirando al borde de la cama. Cuelga tus piernas a un lado y utiliza los brazos para empujarte hacia una posición sentada. Planta tus pies firmemente en el suelo y luego ponte de pie.
  • A veces, incluso cuando estás agotada, no puedes dormir. Usa ropa para dormir hecha de fibra natural, transpirable como el algodón. Evita los productos sintéticos, los cuales atrapan la humedad de la piel y pueden dejarte en la piel humedad y frío.

Actividad para esta semana: Disfruta de algo agradable. Has llegado hasta la mitad de tu embarazo, por lo que hay que celebrarlo con un poco de indulgencia. ¿Necesitas ideas?

  • Para tu bienestar, consigue unas velas aromáticas, un nuevo camisón o pijama, o un masaje prenatal.
  • Para un recuerdo, hazte fotos profesionales estando embarazada o compra un marco hermoso para la primera foto de tu bebé después del nacimiento. (Mientras tanto, puedes utilizar una imagen de la ecografía)
  • Cómprate una prenda de ropa que te haga sentir muy sexy.

Durante esta increíble época, tu cuerpo va cambiando a medida que avanza el embarazo. Tu bebé va desarrollándose semana a semana. Descubre qué cambios se producirán en tu bebé en la siguiente semana: 21 semanas de embarazo.