14 semanas de embarazo

Crecimiento del bebé

Ha habido grandes desarrollos esta semana: Tu bebé ya puede parpadear, fruncir el ceño, hacer muecas, pis, y, posiblemente, ¡chuparse el dedo!. Gracias a los impulsos del cerebro, sus músculos faciales están recibiendo un entrenamiento en sus rasgos ayudándole a poder poner una expresión y luego otra. Sus riñones están produciendo orina, que se libera en el líquido amniótico que le rodea, un proceso que se va a mantener hasta el nacimiento. Si tienes esta semana una ecografía es posible que puedas ver como se chupa el dedo.

14 semanas de embarazo

Desde la cabeza hasta la parte inferior es aproximadamente del tamaño de un limón, mide unos 9 cm de la cabeza al cóccix. Su cuerpo está creciendo más rápido que la cabeza, que ahora se diferencia del cuello. Al final de esta semana, los brazos han crecido hasta una longitud que está en proporción con el resto de su cuerpo. Sus piernas aún tienen algo que crecer. Está empezando a desarrollar una ultra-fina cubierta de pelo suave llamado lanugo por todo el cuerpo. El hígado de tu bebé comienza a producir bilis esta semana, esto es una señal de que se está haciendo un buen trabajo y el bazo empieza a ayudar en la producción de glóbulos rojos. Aunque aún no puedas sentir sus golpes y patadas es normal, todavía son muy pequeñas, las manos de tu bebé y los pies son muy pequeños y son más flexibles y activos.

Nota: Cada bebé se desarrolla un poco diferente, incluso en el útero. Nuestra información está diseñada para darte una idea general del desarrollo de tu bebé.

¿Cómo tu vida está cambiando?

¡Bienvenida a tu segundo trimestre! Tu energía normal es probable que ya haya regresado, tus senos pueden sentirse menos sensibles, y el mareo puede haber disminuido por completo por ahora. Si no, espera, es muy probable que pronto lo dejes atrás (aunque para algunas pocas desafortunadas, las molestias pueden durar algunos pocos meses más).

14 semanas de embarazo

La parte superior del útero está un poco por encima del hueso púbico, que puede ser suficiente para empujar la barriga un poco. Puede que se te empiece a notar que estás embarazada, un momento que tanto tu pareja como tú misma habéis estado esperando con emoción. Tómate tu tiempo para planear, soñar y disfrutar de este momento increíble. Es normal que te preocupe un poco de vez en cuando, pero trata de centrarte en tu propio cuidado y en el de tu bebé, y tener fe de que estás bien preparada para lo que viene.

¿Quieres saber el sexo de tu bebé?

Niño, niña o gran sorpresa. Si no quieres saber todavía el sexo de tu bebé avisa a tu ginecólogo o al encargado de las ecografías de que no lo quieres saber todavía para que no te lo diga. Ahora te expondremos los pros y los contras de saber o no saber el sexo de tu bebé con antelación.

Beneficios de saberlo:

  • Muchas mujeres dicen que sienten un vínculo más profundo con el bebé una vez saben el sexo y se pueden imaginar a un niño o niña.
  • Si lo sabes puedes preparar al hermano mayor para la llegada de un nuevo hermanito o hermanita.
  • Puedes reducir su lista de nombres para bebés.
  • Puedes empezar a seleccionar un tema infantil, un género o ropa de bebé, si lo deseas.

Beneficios de no saberlo:

  • Tú, tu pareja y tu familia tendréis una agradable sorpresa en el día de dar a luz.
  • Tu deseo de saber si tu bebé es un niño o una niña puede motivarte durante los momentos más difíciles durante el parto.
  • A lo mejor, es una tradición familiar de tus padres, los padres de tus padres, y así sucesivamente.
  • No habrá errores ¡lo que ves es lo que hay!.

Considera la posibilidad de mantener las etiquetas de precio en la ropa de bebé que hayas comprado que sean claramente para un niño o una niña hasta que veas a tu bebé por ti misma. Las ecografías no siempre son infalibles en la determinación del sexo.

Actividad para esta semana: Busca clases que hagan ejercicios prenatales. Si no lo has hecho, ahora es un buen momento para comenzar un entrenamiento regular. Unirse a una clase puede ayudar a motivarte a que sigas con las clases. Y muchas mujeres encuentran que las clases de ejercicios prenatales son una manera maravillosa de enlazar con el bebé y obtener apoyo de otras mujeres embarazadas. Algunas buenas opciones incluyen ejercicios en el agua, el yoga prenatal o Pilates, un grupo para caminar, o clases de baile diseñados para las mujeres embarazadas.

Durante esta increíble época, tu cuerpo va cambiando a medida que avanza el embarazo. Tu bebé va desarrollándose semana a semana. Descubre qué cambios se producirán en tu bebé en la siguiente semana: 15 semanas de embarazo.