12 semanas de embarazo

Crecimiento del bebé

El acontecimiento más espectacular de la semana: los reflejos de tu bebé. Los dedos de tu bebé pronto empezarán a abrirse y cerrarse y doblarán su fuerza, los músculos de sus ojos también comienzan a fortalecerse, y su boca también empezará a hacer movimientos. Sus intestinos, han crecido tan rápido que sobresalen en el cordón umbilical y comenzará a moverse en su cavidad abdominal ahora, y sus riñones iniciarán la excreción de orina en su vejiga.

12 semanas de embarazo

Mientras tanto, las células nerviosas se están multiplicando rápidamente en el cerebro de tu bebé. Su rostro se ve, sin duda, humano: Sus ojos se han movido desde los lados hacia la parte frontal de la cabeza, y sus oídos están justo donde deben estar. Desde la coronilla hasta el cóccix, tu bebé es aproximadamente del tamaño de una mandarina, mide unos 5 cm y pesa unos 14 gramos.

Nota: Cada bebé se desarrolla un poco diferente, incluso en el útero. Nuestra información está diseñada para darte una idea general del desarrollo de tu bebé.

¿Cómo tu vida está cambiando?

Tu útero ha crecido hasta el punto de que ya se comienza a notar un ensanchamiento que va desde el abdomen a justo encima del hueso púbico. Puede que ya debas utilizar ropa de premamá, sobre todo si este no es tu primer embarazo. Si todavía tu barriga es bastante pequeña y no estás lista para la ropa de premamá, sin duda habrás notado que tu cintura ha sufrido un engrosamiento y que te sientes más cómoda con ropa holgada.

Puedes comenzar a sentir ardor en el estómago (también llamada indigestión ácida), una sensación de ardor que muchas veces se extiende desde la parte inferior del esternón hasta el cuello inferior. Muchas mujeres sufren ardor de estómago por primera vez durante el embarazo, y aquellas que ya han tenido previamente episodios de acidez estomacal pueden sentirse aún peor.

12 semanas de embarazo

Durante el embarazo, la placenta produce una gran cantidad de hormona progesterona, que relaja la válvula que separa el esófago del estómago. En particular, cuando se está acostada, el ácido gástrico puede filtrarse, lo que provoca la incómoda sensación de ardor. Para muchas mujeres el problema no empieza (o empeora) hasta más tarde, cuando en el embarazo, el útero en crecimiento empieza a empujar hacia arriba en el estómago. El dolor puede ir de leve a intenso.

¿En qué casos debo realizarme una amniocentesis?

La amniocentesis es una prueba prenatal que se realiza entre 16 y 20 semanas. Tiene más del 99 por ciento de exactitud en la identificación de alteraciones cromosómicas en el bebé en desarrollo como el síndrome de Down. También puede recoger varios cientos de otros trastornos genéticos, como la fibrosis quística, anemia de células falciformes y la enfermedad de Tay-Sachs, así como defectos del tubo neural como la espina bífida y la anencefalia. Debido a que la amniocentesis es un procedimiento invasivo y conlleva un pequeño riesgo de aborto, las mujeres que deciden a hacerse la prueba son aquellas que tienden a tener mayor riesgo de problemas genéticos y cromosómicos.

¿Cómo puedo decidir si hacerme una amniocentesis?

Primero se deben realizar unas pruebas. Una vez tenemos los resultados, tu médico o consejero genético debe exponerte los pros y los contras de los métodos que te ofrece. Pero en última instancia, la toma de decisión depende de ti.

Si optas por la detección en primer lugar, puedes entonces decidir - con la ayuda de tu médico o consejero genético - si los resultados indican un riesgo lo suficientemente alto, la amniocentesis u otra prueba de diagnóstico, muestreo de vellosidades coriónicas (CVS), nos ayudarán para determinar si existe un problema. Tendrás que sopesar tu deseo de saber acerca de la condición de tu bebé en contra de la pequeña posibilidad de que las pruebas de diagnóstico puedan provocar un aborto involuntario.

¿Cómo se hace una amniocentesis?

Si te decides por llevar acabo la amniocentesis, el procedimiento dura aproximadamente 30 minutos ( sacar líquido amniótico suele tardar menos de 30 segundos). Un médico o técnico utiliza la ecografía para detectar una bolsa de líquido amniótico, a una distancia segura para el bebé y la placenta. Luego, bajo la guía de la ecografía continua, el médico inserta una aguja larga, delgada y hueca a través de las paredes abdominales y uterinas para extraer una pequeña cantidad de líquido amniótico. Puedes sentir algunos calambres, pinchazos, o presión durante el procedimiento. El grado de molestia varía de mujer a mujer, e incluso de un embarazo a otro.

Actividad para esta semana: Haz un presupuesto para el bebé. Siéntate con tu pareja para discutir cómo vaia a manejar los gastos respecto al bebé - los gastos de ropa, alimentos, pañales, juguetes y equipos aumentan con rapidez. Una lluvia de ideas donde podéis recortar vuestro presupuesto para dar cabida a las necesidades del bebé. Considerad la posibilidad de hacer algunos ajustes en el presupuesto actual, y empezad a ahorrar.

Durante esta increíble época, tu cuerpo va cambiando a medida que avanza el embarazo. Tu bebé va desarrollándose semana a semana. Descubre qué cambios se producirán en tu bebé en la siguiente semana: 13 semanas de embarazo.