11 semanas de embarazo

Crecimiento del bebé

En esta semana el bebé ya no es un embrión, sino que es un feto. En esta semana comienza a formarse la placenta, la cuál, ocupará casi una cuarta parte del útero. La placenta es la encargada de administrar a tu hijo el oxígeno y los nutrientes que necesita.

11 semanas de embarazo

El bebé ahora mide casi unos 5 cm de largo y pesa unos unos 14 gramos. El bebé es aproximadamente del tamaño de un higo y ahora está casi completamente formado. Muy pronto tu bebé podrá cerrar y abrir los puños de las manos, los dientes son como pequeños brotes que están comenzando a aparecer en las encías, y algunos de sus huesos empiezan a endurecerse.

Lo tienes ocupado pateando y estirándose, y sus movimientos son tan pequeños y sin esfuerzo que se ven como un ballet acuático. Estos movimientos se harán más frecuentes a medida que su cuerpo crezca y se vuelva más desarrollado y funcional. No sentirás las acrobacias de tu bebé durante un mes o dos, ni podrás notar el hipo que puede estar teniendo ahora que el diafragma se está formando.

En esta semana ya se han formado los 27 huesos de la mano. Dentro de poco tu bebé comenzará a chuparse el dedo.

Nota: Cada bebé se desarrolla un poco diferente - incluso en el útero. Nuestra información está diseñada para darte una idea general del desarrollo de tu bebé.

¿Cómo tu vida está cambiando?

Si eres como la mayoría de las mujeres embarazadas, te sentirás con un poco más de energía ahora y las náuseas pueden estar empezando a disminuir. Por desgracia, también puedes sufrir estreñimiento (causado por los cambios hormonales, que pueden ralentizar la digestión) y la acidez (las hormonas de nuevo relajan la válvula entre el estómago y el esófago). Sólo recuerda, todo este malestar es por una buena causa.

11 semanas de embarazo

No te preocupes si las náuseas te han hecho imposible poder comer una amplia variedad de alimentos saludables o si no has engordado mucho todavía. Tu apetito es probable que vuelva pronto, y comenzarás a ganar cada semana.

Conoce cuáles de tus síntomas son normales y cuales son una señal de que algo podría ir mal. Probablemente te estés preguntando también cosas como, ¿Puedo seguir yendo a clase de baile? ¿Podrían los airbags en mi coche dañar a mi bebé? ¿Qué medicamentos para el resfriado son seguros tomar ahora? Descubre lo que es seguro y qué no lo es durante el embarazo.

Alimentos prohibidos en el embarazo

Probablemente has escuchado un montón de advertencias acerca de los alimentos de riesgo durante el embarazo. Si bien es cierto que algunos alimentos no representan un riesgo potencial para tu bebé, la gran mayoría son seguros y el riesgo de desarrollar una complicación en el embarazo relacionada con los alimentos es muy baja. Aquí está la línea de fondo sobre la seguridad alimentaria para que puedas tomar decisiones sabias, sin preocupaciones innecesarias.

¿De qué alimentos debo permanecer lejos durante el embarazo?

Algunos tipos de pescados y mariscos son una preocupación durante el embarazo ya que pueden contener niveles importantes de contaminantes como el metilmercurio, que pueden causar daño al cerebro en desarrollo de un niño. Por otro lado, hay beneficios de comer pescados y mariscos: Es una buena fuente de proteínas y la principal fuente de ciertos ácidos grasos omega-3 que pueden beneficiar a la visión de tu bebé y el desarrollo del cerebro. La clave es elegir los pescados con los niveles más bajos de contaminantes y se deben comer con moderación.

Para reducir al mínimo tu exposición al metilmercurio, la Administración de Alimentos informa que hay que evitar por completo el tiburón, pez espada, caballa, y dorada (también conocido como blanquillo o pargo blanco). También se debe tener cuidado con la cantidad de ingesta del atún blanco, filetes de atún o atún que contiene más mercurio que el atún claro enlatado. Algunos expertos piensan que este umbral es demasiado alto y recomiendan limitar el consumo de atún enlatado.

Además, nunca se debe comer cualquier pescado capturado por la familia o amigos sin consultar primero con las advertencias de la salud locales para asegurarse de que el pescado no es de aguas con niveles peligrosos de mercurio y otros contaminantes. Por último, evitar el pescado crudo o poco cocinado (incluido el pescado sin cocer ahumado o en escabeche) cuando se está embarazada. Puede albergar bacterias o parásitos que podrían causar enfermedades y pueden afectar a tu bebé en desarrollo.

Otros alimentos que deben evitarse incluyen el queso no pasteurizado o blando, patés refrigerados, carne cruda o poco cocida, y las aves de corral, embutidos fríos, y los alimentos que contienen huevos crudos (como el aderezo para ensalada César, salsa holandesa, y la masa de galletas), porque pueden contener bacterias dañinas.

¿Qué bebidas debo evitar durante el embarazo?

El alcohol es la bebida principal a evitar durante el embarazo. Se desplaza rápidamente de la sangre a tu bebé, e incluso una bebida al día puede aumentar el riesgo de que tu bebé desarrolle un problema. No existe una cantidad segura de alcohol durante el embarazo, así que lo mejor es evitarlo por completo. Las otras bebidas para mantenerse alejada son el zumo y la leche sin pasteurizar. Hay un ligero riesgo de que estas bebidas pueden contener E. coli y otras bacterias que podrían dañarte a ti y a tu bebé.

Mientras que también puedes haber oído que la cafeína es otro gran no- no es cierto, sólo debes beber con moderación durante el embarazo. Después de años de controversia, la mayoría de los investigadores ahora creen que, aunque la cafeína cruza la placenta, cantidades moderadas (menos de 300 miligramos al día) no van a dañar a tu bebé. Eso es lo que se consigue con dos a tres vasos de café. (Sin embargo, debes tener en cuenta la fortaleza del mismo.) Y ser conscientes de que la cafeína se esconde en otros lugares, como el chocolate, té, cola, y muchas otras bebidas no alcohólicas.

¿Cómo puedo protegerme de la intoxicación alimentaria durante el embarazo?

  • Cocina toda la carne, el pollo, y pescado. Usa un termómetro para alimentos para verificar la temperatura interna de la carne, o cocinarlo hasta que ya no esté rosado en el centro.
  • No comer carnes frías o fiambres, patés refrigerados o pastas de carne, o pescado ahumado refrigerado o en escabeche a menos que estén cocinados hasta que estén bien calientes.
  • No dejes las sobras durante más de dos horas. Recalentar hasta que estén bien antes de comerlas.
  • Mantén la carne cruda separada de otros alimentos.
  • Lava profusamente o pela todas las frutas y verduras.
  • Usa agua caliente y jabón para lavarte las manos - y cualquier superficie que entre en contacto con lavar los productos; la carne cruda, aves, mariscos, o huevos, salchichas y carnes frías - debes manipular la comida con los mármoles, los utensilios que vayas a utilizar y las manos bien limpias.
  • Consume los alimentos perecederos y preparados o precocinados tan pronto como te sea posible después de comprarlos, especialmente una vez que hayas abierto el paquete, incluso auqnue no haya pasado aún la fecha de caducidad. La fecha de caducidad se refiere a los productos sin abrir.

Actividad para esta semana: Hablar y quedar con otras mamás - incluyendo la tuya propia. Las mujeres que ya han pasado la transición a la maternidad pueden ofrecer buenos consejos, un hombro consolador, y la camaradería de las experiencias compartidas. Si tú y tu madre tenéis una buena relación, puede ser la mejor fuente de apoyo. De hecho, muchas mujeres encuentran que el embarazo les acerca más a su propia madre. Si no sabes por dónde empezar la conversación, pregúntale a tu madre o una amiga sobre sus recuerdos del embarazo, los mejores y los peores.

Durante esta increíble época, tu cuerpo va cambiando a medida que avanza el embarazo. Tu bebé va desarrollándose semana a semana. Descubre qué cambios se producirán en tu bebé en la siguiente semana: 12 semanas de embarazo.