10 semanas de embarazo

Crecimiento del bebé

En la semana 10 de tu embarazo el niño es aproximadamentente del tamaño de una aceituna. En esta semana termina el periodo de "embriogénesis", periodo en el cuál, el embrión está más expuesto a los peligros que pueden influir o perjudicar a su correcta formación. En esta semana empezarás a escuchar el latido del corazón de forma más fácil.

10 semanas de embarazo

A pesar de que es apenas del tamaño de una uva, de la corona hacia abajo, tu bebé ha completado la parte más crítica de su desarrollo. Este es el comienzo del llamado periodo fetal, un momento en que los tejidos y órganos en su cuerpo crecen y maduran rápidamente.

Los órganos vitales, incluyendo los riñones, los intestinos, el cerebro y el hígado (producen ahora glóbulos rojos y desaparece el saco vitelino) están en su lugar y empiezan a funcionar, a pesar de que continuarán desarrollándose a lo largo de tu embarazo.

Si pudieras echar un vistazo dentro de tu útero, podrías detectar pequeños detalles, como las uñas diminutas que se forman en los dedos de manos y pies y el pelo tipo la piel de melocotón que comienza a crecer en la piel sensible de tu bebé.

Otros acontecimientos: los miembros de tu bebé pueden doblar su tamaño ahora. El contorno de la columna vertebral es claramente visible a través de la piel translúcida, y los nervios espinales están empezando a estirarse de su médula espinal. La frente de tu bebé temporalmente sobresale a causa de su cerebro en desarrollo ya que está demasiado alto en su cabeza, que mide la mitad de la longitud de su cuerpo. En las próximas semanas, el bebé volverá a duplicar su tamaño.

Nota: Cada bebé se desarrolla un poco diferente - incluso en el útero. Nuestra información está diseñada para darte una idea general del desarrollo de tu bebé.

10 semanas de embarazo

¿Cómo tu vida está cambiando?

En tu próxima visita prenatal, podrás ser capaz de escuchar latidos rápidos del corazón de tu bebé con la ayuda de un estetoscopio Doppler, un dispositivo de ultrasonido portátil que el médico coloca en tu vientre. Muchas mujeres dicen que los latidos del corazoncito de su bebé suena como el estruendo de los caballos al galope y el oírlo por primera vez es muy emocionante.

Antes de quedar embarazada, el útero era del tamaño de una pera pequeña. En esta semana, es tan grande como una naranja. Puedes o no puedes estar lista para ropa premamá ahora, eso depende de cada mujer. Incluso aunque no hayas llegado al punto de tener que utilizar ropa de premamá es posible que tu ropa normal te haga sentir incómoda o tus sujetadores te aprieten en las costuras. El engrosamiento en tu parte central es probablemente debido a un aumento de peso ligero y a la hinchazón. Si tienes entre tu ropa normal pantalones y faldas con cintura elástica o de tiro bajo que te puedas ajustar debajo de tu vientre, es el momento de utilizarla. Ya que en breve deberás comprarte ropa de premamá.

Dependiendo de tu condición física, puedes participar en una amplia gama de actividades durante el embarazo. Nadar y caminar son opciones excelentes para estos nueve meses. El ejercicio promueve el tono muscular, fuerza y resistencia, tres cualidades que pueden ayudarte a llevar lo mejor posible el aumento de peso que va a experimentar tu cuerpo durante el embarazo, a prepararte para el esfuerzo físico del parto, y que te sea más fácil ponerte en forma después de que nazca tu bebé.

Preguntas sobre infecciones vaginales durante el embarazo

¿Qué necesito saber acerca de las infecciones urinarias durante el embarazo?

La infección del tracto urinario (ITU) es la infección bacteriana más común durante el embarazo. Los altos niveles de progesterona tienen en parte la culpa. La hormona relaja las vías urinarias, lo que puede reducir el flujo de la orina, por lo que las bacterias tienen más tiempo para crecer. Más adelante en el embarazo, otros factores entran en juego también.

Una infección ocurre cuando las bacterias intestinales viajan por el recto a la uretra y hacen camino hasta tu tracto urinario, donde se siguen multiplicando. A veces causan infección de la vejiga que se llama cistitis. Los síntomas de la cistitis incluyen dolor, molestias o ardor al orinar, una urgencia más frecuente de orinar y molestias en la pelvis o dolor bajo abdominal. Tu orina puede tener un aspecto turbio y un olor nauseabundo.

Es importante que veas a tu médico si piensas que tiene una infección de la vejiga. La cistitis no tratada puede conducir a una infección renal que puede hacer que se enfermó gravemente y aumentar el riesgo de parto prematuro. Si usted tiene cistitis, su médico le recetará antibióticos que son seguros durante el embarazo para ayudar a prevenir problemas posteriores. Los antibióticos probablemente a aliviar los síntomas a los pocos días, pero recuerde que debe completar todo el curso de tratamiento para destruir todas las bacterias.

Las bacterias también pueden multiplicarse en el tracto urinario sin causar ningún síntoma (una condición llamada bacteriuria asintomática), por ese motivo el médico envía una muestra de tu orina al laboratorio en tu primera visita prenatal. Tendrás que ser tratada con antibióticos si tienes la bacteriuria aymptomatic.

¿Qué necesito saber acerca de la vaginosis bacteriana durante el embarazo?

La vaginosis bacteriana (VB) es una infección del tracto genital es causada por un crecimiento excesivo de bacterias que normalmente viven en pequeñas cantidades en la vagina. Si sufres los síntomas, puedes notar una descarga fina, de color blanco lechoso o gris con olor a pescado. (Este olor es más evidente después del sexo.) Es posible que tengas alguna irritación o picazón alrededor de la vagina y la vulva, aunque por lo menos la mitad de todas las mujeres con vaginosis bacteriana no tienen síntomas.

La BV se ha relacionado con un mayor riesgo de parto prematuro y la rotura prematura de las membranas amnióticas que rodean a tu bebé. Si tienes síntomas de la VB, o si estás en riesgo de parto prematuro, tu médico revisará la presencia de la infección y te tratará con antibióticos, si los resultados son positivos. Si no estás en riesgo o no tienes ningún síntoma, el médico no te hará la prueba.

¿Qué necesito saber sobre las infecciones por hongos durante el embarazo?

Las infecciones vaginales por hongos son comunes en las infecciones vaginales y son aún más probables de sufrir cuando se está embarazada. Están causadas por hongos microscópicos. Estos hongos se encuentran en las vaginas de cerca de un tercio de las mujeres y sólo se convierten en un problema cuando el crecimiento es tan rápido que los hongos compiten en crecimiento con otros microorganismos. El aumento del nivel de estrógenos durante el embarazo es la causa de producir más glucógeno en tu vagina, lo que hace aún más fácil que crezca los hongos. (Algunos investigadores piensan que el estrógeno tiene un efecto directo en los hongos, haciéndolos crecer más rápido y así se adhieren a las paredes de la vagina más fácilmente).

Una infección por hongos no le hará daño a tu bebé en desarrollo. Si tienes una infección en el momento del parto, si que hay alguna posibilidad de que tu recién nacido vaya a entrar en contacto con la infección. Los hongos pueden causar una infección común que se llama candidiasis, que es reconocible por las manchas blancas en la boca del bebé. Pero no es grave y se puede tratar fácilmente en los recién nacidos sanos.

Actividad para esta semana: Comprar algunos nuevos sostenes y ropa interior. Si tus senos están doloridos, consigue un buen sujetador de algodón con refuerzo. Los sostenes de maternidad pueden ofrecer una sujección adicional. Tus senos pueden aumentar una o dos tallas más, especialmente si este es tu primer embarazo.

Durante esta increíble época, tu cuerpo va cambiando a medida que avanza el embarazo. Tu bebé va desarrollándose semana a semana. Descubre qué cambios se producirán en tu bebé en la siguiente semana: 11 semanas de embarazo.